Un smartphone anti-escuchas para gobiernos y autoridades

superagente86

El ex empleado de la CIA Edward Snowden filtró recientemente a la prensa que el gobierno de su país espía las llamadas de todos los clientes de la operadora Verizon, desvelando, así, que, a lo mejor, el presidente Obama no era tan Yes we can como parecía. Ha sido otra gota más en el vaso de los límites entre el tira y afloja constante entre seguridad y privacidad al que las autoridades someten a las telecomunicaciones. En mitad de la polémica, el grupo Giesecke & Devrient ha presentado un smartphone a prueba de escuchas.

Estos nuevos teléfonos móviles, denominados HIGHSEC, están desarrollados a partir del modelo Galaxy S3 de Samsung y diseñados para las infraestructuras TI de gobiernos y administraciones públicas. Cifran todos los datos que se transmiten entre ellos, “impidiendo a terceros no autorizados escuchar conversaciones y leer mensajes de texto”, indica G & D en nota de prensa. Es decir, que solo es posible mantener comunicaciones encriptadas de HIGHSEC a HIGHSEC, y no de HIGHSEC a cualquier modelo de teléfono.

El dispositivo funciona con una versión propia de Android de alta seguridad. Más allá de eso, HIGHSEC es un teléfono móvil estándar, con un número de abonado normal. Las funciones de seguridad se activan mediante una aplicación independiente. Cuando se quiera usar el HIGHSEC para comunicaciones seguras, solo será necesario arrancar dicha aplicación e introducir un PIN para acceder a la tarjeta microsd que aloja la clave y los algoritmos necesarios para cifrar y descifrar la comunicación. Precisamente por la existencia de esta app, otras aplicaciones adicionales solo podrán distribuirse desde la administración central del cliente, para impedir que el malware manipule el teléfono móvil.

Las llamadas anti-escucha solo se pueden realizar entre el grupo de usuarios que figuren almacenados en una agenda protegida. En el momento de llamar, la aplicación autentifica a los dos interlocutores, a través de un servidor telefónico exclusivo para la agencia o autoridad que esté utilizando estos móviles. Las conversaciones con comunicación encriptada son iguales a las llamadas convencionales, excepto por el hecho de que, durante ella, los datos se van cifrando en un segundo plano.

El responsable de la división Government Solutions de G & D, Hans Wolfgang Kunz, las características de seguridad no impiden que este Smartphone siga siendo “intuitivo y fácil de manejar”.

Foto cc: rivier50

Contenidos Relacionados

Top