Mobile

Silva-Ramos (Geeksphone): “Ya no hay espacio para la innovación en la telefonía móvil”

geeksphone
Escrito por Manuela Astasio

La startup española, pionera en los smartphones Android, dejará a partir de ahora el desarrollo de sus terminales en mano de sus usuarios.

La startup española Geeksphone anunció ayer que el desarrollo de sus smartphones, pioneros en 2009 tanto en nuestro país como en Europa en el ecosistema Android, quedará a partir de ahora en manos de sus siempre avispados usuarios (de ahí viene lo de ‘geeks’), aunque éstos seguirán recibiendo servicio y soporte técnico. El eco mediático de la noticia, no obstante, ha decepcionado un poco a Rodrigo Silva-Ramos, uno de sus cofundadores, quien quiere dejar claro que esto no es un cese ni un cierre de la actividad, como se ha publicado, sino “un cambio de ciclo”.

Sí existe, en cambio, como explica Silva-Ramos a TICbeat, cierta desilusión respecto la evolución reciente del mercado móvil, y es eso, sin duda, lo que ha llevado al equipo de Geeksphone a tomar esta decisión ahora, cuando los números todavía son buenos. “Hay que tomar estas decisiones en buenos momentos, como éste, cuando tienes la fuerza, no cuando eres débil”, nos cuenta el cofundador, que cree que el panorama de hoy es muy distinto al de 2009.

Silva-Ramos señala dos vertientes en el actual mercado móvil: una, centrada en dispositivos muy trendy y otra en terminales low cost. En ninguna ve verdadera innovación ni diferenciación, en el caso de la segunda, porque la guerra por tirar los precios ha terminado por reducir los márgenes con los que los fabricantes cuentan para seguir innovando. Los teléfonos móviles, asegura, se han convertido en un commodity sin espacio para la innovación, como en su día le sucedió al PC de consumo. Y eso es algo que no casa con los ideales de Geeksphone.

“El conflicto low cost deja márgenes ínfimos que no permiten innovar; la única opción posible es la de fabricar y vender como churros. Sabemos que hay grandes marcas que venden muchísimo, pero también sabemos que sus márgenes son completamente insostenibles. Eso es algo completamente distinto a nuestra visión”, detalla. Y añade: “A corto y medio plazo no vemos nada que nos parezca interesante en tecnología móvil”.

Geeksme: un wearable cuyos datos no se masifican

Silva-Ramos explica que él y su equipo seguirán trabajando en otros proyectos, como Blackphone, el smartphone centrado en la privacidad y la seguridad en el que trabajan junto a la estadounidense Silent Circle, y una novedad, Geeksme: un nuevo concepto de wearable que verá la luz en septiembre.

El cofundador de Geeksphone asegura que Geeksme es lo que se lleva ahora buena parte de su su energía, y asegura que el proyecto equivale, en términos de ilusión y diferenciación, a lo que Geeksphone supuso en 2009 en el mercado de teléfonos móviles. El wearable, actualmente en su última fase de prototipado, contará con distintos perfiles de uso –fitness, monitorización del sueño, monitorización de la actividad sexual y reproductiva, control de la huella ecológica que el usuario deja en el medio ambiente–, y estará caracterizado por enfocar el mundo del Big Data desde una nueva perspectiva: “Creemos en el Big Data, pero para el usuario, no masificado”, subraya. “Venimos de BlackPhone”, agrega, “así que nunca nos lucraremos comercializando los datos que nuestros clientes compartan con nosotros”.

Geeksme, que se podrá comprar en su tienda online a partir de septiembre, tardará un poco más, sin embargo, en tener código abierto. Silva-Ramos y los suyos quieren que todo esté absolutamente bajo control antes de difundir su código a la comunidad.

En cuanto a lo que pasará en los próximos dos años, Silva-Ramos lo tiene claro: “Ni idea”. “La tecnología cambia radicalmente cada mañana. Hay que saber adaptarse”, nos dice.

Sobre el autor de este artículo

Manuela Astasio

Soy una periodista especializada en nada, que ha pasado por Deportes, Agroalimentación, Cultura y por la delegación de Efe en México DF. Ahora me toca hablar de nuevas tecnologías y redes sociales, cosa que hago con mucho gusto y un poco de cinismo.

  • DR

    Les ha llevado al engaño creer que el la finalidad del telefono que todo cristo quiere es un smartphone con Android.

    Yo quiero un PC tactil de 6″ con Linux, a ver si alguna compañia se lanza a la piscina y no quiere pegarme el sablazo para no perder con la inversion … o un phablet que tenga el sufiente tiron como para que la comunidad que haya detras se las ingenie para hacerlo factible, seguro que habra mas gente a la que le interese, quizas vayan por ahi los derroteros.