Mobile

RIM podría conceder licencias para el nuevo BlackBerry 10

Escrito por Miriam Castellanos

Thorsten Heins, CEO de RIM, declara que es posible que concedan licencias de su nuevo sistema operativo.

Thorsten Heins, CEO de RIM, ha adelantado en una entrevista al periódico alemán Die Welt, algunos detalles del próximo lanzamiento de la Blackberry 10 que se espera para este 30 de enero. Según ha declarado, es probable que sigan el camino de Microsoft con el Windows Phone y concedan licencias de su nuevo sistema operativo.

Los rumores sobre la opción de ceder el software a otros fabricantes son ya antiguos. En agosto de 2012, Heins declaró que BlackBerry 10 podría ser cedida para que otros fabricantes la adopten. Ahora, para Die Welt, no descarta dar licencias del nuevo SO a otros fabricantes. “Antes de autorizar el software, debes demostrar que la plataforma tiene un gran potencial. Primero tenemos que cumplir nuestras promesas. Si esto se prueba, las licencias son concebibles”, apunta.

Según Heins, la razón por la que el fabricante de BlackBerry ha tardado tanto en lanzar un SO de nueva generación es porque quieren construir una plataforma que encaje con nuevos tipos de dispositivos y que valga para la próxima década. “Nuestro objetivo no se centra solo en los smartphones, sino también en su uso, por ejemplo, en el coche donde en el futuro estarán muy interconectados. Con Blackberry 10 vemos áreas nuevas de crecimiento”, comenta el CEO.

De momento, en palabras de Heins, “la respuesta está siendo buena” y sus esfuerzos por ofrecer alternativas a Android, Apple y otros sistemas pueden ser sustanciales. En diciembre de 2012, las principales operadoras británicas confirmaron que firmarían acuerdos de distribución para la BB10.

RIM espera con el nuevo BB10 recuperar el rumbo de la compañía que, actualmente, no se encuentra en su mejor momento. Si finalmente confirman a estrategia de conceder licencias, RIM quedaría centrada casi exclusivamente en el desarrollo del software y dejaría el hardware a otras compañías.

Sobre el autor de este artículo

Miriam Castellanos