Mobile

¿Puede el calor hacer estallar la batería de nuestro ‘smartphone’?

lg_g3_explota_sobre_un_colchon

Damos respuesta a una de las leyendas urbanas más comunes: ¿puede el calor hacer que nuestro ‘smartphone’ estalle? ¿Hay casos reales en los que haya sucedido?

En verano, la normalmente apacible vida de nuestros smartphones pega un cambio radical. Así, nuestros dispositivos móviles se enfrentan a amenazas de toda índole, desde afecciones por agua hasta golpes en la piscina o en la montaña, pasando por arena que puede obstruir varios orificios del terminal y, por supuesto, el calor.

Nuestros smartphones son “organismos vivos” de por sí, que se calientan y enfrían en función del uso que hacemos de los mismos. Así, la temperatura normal de un smartphone (que se sitúa entre los 25 y los 39 grados centígrados) puede situarse fácilmente en esa franja superior –o incluso superarla– si ejecutamos vídeo durante un largo período de tiempo, durante la carga o al usar baterías o accesorios no certificados.

Sin embargo, existe otra amenaza igual de importante que el uso de accesorios no originales: el calor ambiental. Nuestros dispositivos móviles disponen de distintos sistemas para refrigerar el interior del terminal (donde el procesador, por ejemplo, desprende muchísimo calor a toda potencia) pero estos mecanismos poco pueden hacer si la temperatura exterior del terminal es elevada. Los expertos coinciden en que, a partir de los 45º-50º, un móvil comienza a ralentizarse de forma notable fruto de esta incapacidad de expulsar todo el calor, aunque es a partir de los 60º-70º cuando comienzan los problemas serios de verdad.

A partir de esa franja, el calor puede provocar que los químicos que conforman nuestras baterías (ya sean de níquel o litio) se combinen de forma inadecuada, causando incluso la explosión de la batería si fallan los mecanismos de seguridad del terminal.

Además, hemos de señalar que la temperatura ideal de las baterías de litio se sitúa entre -10ºC y 30ºC, lo cual nos da una buena visión del cuidado que hemos de tener a la hora de dejar nuestro smartphone al sol, guardado en la guantera de un coche o desprotegido en la mesa de una terraza durante este verano, especialmente caluroso donde los haya.

¿Hay casos reales en los que haya explotado un ‘smartphone’ por el calor?

Sí, aunque los casos extremos se cuentan con los dedos de la mano, por suerte. En casi todas las explosiones que se han producido hasta ahora, el aumento de temperatura se ha producido no tanto por condiciones ambientales sino por el uso de cargadores o baterías no oficiales que, al no corresponderse exactamente con las especificaciones de carga del móvil, aumentaban su temperatura hasta finalmente explotar. Aun así, en otros casos las razones del aumento de temperatura son inexplicables por el momento.

El pasado año, un usuario vio cómo su flamante LG G3 explotó sobre su colchón, mientras él dormía tranquilamente, agujereando la cama y dejando el smartphone completamente inutilizable. También en 2014, un propietario de un OnePlus One sufrió la explosión de su móvil mientras lo llevaba en el bolsillo trasero de sus vaqueros.

iphone explota

Apple tampoco se libra de las explosiones. En octubre del pasado año, Phillip Lechter denunció en su blog personal que el iPhone 6 que acababa de comprar explotó mientras el paseaba en bicicleta, provocándole quemaduras de segundo grado en la pierna. Por otro lado, en 2013 conocimos el caso de una mujer asiática que falleció electrocutada por culpa de su iPhone, así como el de una suiza que sufrió importantes quemaduras y secuelas en la pierna en la que le explotó su Samsung Galaxy SIII.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.

  • Rodolfo Rodriguez

    La mujer que se electrocutó fue por usar un cargador sin certificado. El cual se daño y paso la electricidad tal cual como viene desde la red. Con 5.3 voltios no se muere nadie.