¿Por qué hay quien deja Instagram tras la venta a Facebook?

instagram “Voy a dejar Instagram”. La frase fue una de las que se iba repitiendo a lo largo de la tarde de ayer en Twitter mientras los usuarios comentaban  la compra de Instagram por parte de Facebook,  criticando el movimiento, adelantando que la red social se encamina a ser “el próximo Google” y apuntando que tendrá demasiada información sobre los usuarios.

Aunque las dos compañías han dejado claro que no convertirán a Instagram en un punto más de Facebook, sino que continuará siendo una firma completamente independiente, los usuarios temen el uso que Facebook pueda darle a los datos personales almacenados  vía uso de la aplicación de fotografía. Ni Instagram ni Facebook han dejado claro quién utilizará esos datos, como recoge Mashable, (aunque si Facebook es dueña de una firma lo será de todos sus activos) y tampoco el uso que dará a esa información a la hora de segmentar la publicidad. Es decir, si un usuario de Facebook lo es también de Instagram, los responsables de la primera tendrán ahora la posibilidad de cruzar datos y saber dónde está (Instagram permite geolocalizar las imágenes) y qué le gusta. Hasta ahora, Facebook no arrastra una fama especialmente buena en lo relacionado con cuestiones de privacidad, un problema que Instagram no tenía.

Además del uso que Facebook pueda dar a esa información personal a la hora de segmentar publicidad, los usuarios también temen el efecto que podrá tener en el diseño del producto. Instagram es una aplicación de clara vertiente estética: los instagramers la usan para hacer sus imágenes más bonitas y el diseño es una de las señas de identidad del producto. Un equilibrio de colores, una disposición sencilla y estética de los elementos y un ligero ascetismo (no se muestra más que lo necesario) hacen de Instagram una aplicación bonita, con poco ruido y muy fácil de usar.

Los usuarios temen que Facebook, que ha protagonizado muchas protestas en los últimos años por sus cambios de diseño, acabe con esa sencillez y directamente destroce un producto que aman tanto. Acabar con la vertiente exclusivamente móvil del producto o hacer pasar por el aro de Facebook (usando directamente la ID de Facebook para emplear el servicio) serían algunas de las decisiones más impopulares que podrían tomar los nuevos propietarios.

Etiquetas ,

Contenidos Relacionados

Top