Mobile

El pago móvil con tarjeta de iZettle engancha al autónomo español

Escrito por Esther Macías

Ignacio García, director general de iZettle en España, detalla los comienzos de este servicio de pago con tarjeta vía smartphone y tableta y revela los próximos pasos de la firma sueca

Muchos autónomos y pequeños comerciantes no pueden plantearse disponer de un TPV (Terminal de Punto de Venta) para facilitar el pago con tarjeta a sus clientes o potenciales clientes. Algunos por problemas de movilidad, otros por su elevado coste. ¿El resultado? Una pérdida significativa de oportunidades de venta en un mundo en el que el pago con el ‘plástico’ está a la orden del día.

No obstante, muchos de ellos, la mayoría, tienen smartphones. E incluso tabletas. ¿Y si se pudiera utilizar éstos como si fuera un TPV? Se puede, y esta es precisamente la propuesta de algunas compañías de reciente creación como iZettleLa firma, de origen sueco, aterrizó en España a mediados de diciembre y en estos cuatro meses su aceptación en el mercado nacional está siendo muy positiva, según explica a TICbeat Ignacio García, su director general en España. 

“Estamos teniendo muy buena acogida en el ámbito de los autónomos –indica– sobre todo en gremios como el de los taxistas, electricistas, etc. Es decir, aquellos profesionales para los que la movilidad es clave y que no disponían de TPV. Por otro lado, también estamos teniendo éxito en pequeños comercios como peluquerías, tiendas de moda, etc. que aunque no se caracterizan por la movilidad del puesto de trabajo, no pueden tener un TPV por su alto coste. Además, vemos que muchos de estos comercios se están planteando tener tabletas a modo de cajas registradoras. De hecho, estamos llevando a cabo un proyecto piloto con una cadena de moda en Europa que ha suprimido las cajas para utilizar directamente las tabletas o los smartphones con nuestra aplicación, al igual que ya hace Apple con una aplicación propia en Estados Unidos”.

Una tendencia que, explica García, puede ser clave para incrementar las ventas: “Muchas personas, cuando ya han elegido un producto para comprar y ven una larga cola para pagar, dejan el producto y no lo adquieren al final. Esto se evitaría si los trabajadores de la tienda pudieran gestionar la venta desde sus dispositivos directamente con el comprador. Sin duda, con este tipo de plataformas estamos migrando a nuevos formatos de compra-venta”.

Funcionamiento y origen de la idea

El funcionamiento de iZettle es sencillo: el usuario se descarga la aplicación de iZettle en su smartphone (todos los de gama media-alta son compatibles con el servicio) o tableta (iPad y también otras basadas en Android como las Galaxy y un largo etcétera). Luego conecta a estos dispositivos un lector de tarjetas y el pago es igual de sencillo que con un TPV solo que más barato: la comisión, que se reparte entre la entidad bancaria y la de tarjetas (iZettle tiene un acuerdo con el Banco Santander y con Mastercard) e iZettle es del 2,75% por operación.

Se trata de un proceso más sencillo y un servicio más universal frente a otras plataformas de pago móvil de otro tipo como los monederos electrónicos como Wallet, de Google, porque en nuestro caso solo hace falta que esté preparado el vendedor, no el comprador, que solo necesita su tarjeta de crédito”, afirma García.

En realidad, la idea de usar smartphones como TPV la lanzó la firma americana Square hace tres años, fundada por el creador de Twitter. “De hecho –explica García– lo que ocurrió es que cuando Jacob de Geer (cofundador de iZettle) intentó que su mujer pudiera utilizar el servicio de Square en Europa (ésta comercializa productos asiáticos en ferias europeas) se dio cuenta de que no era posible porque en Estados Unidos las tarjetas de crédito funcionan con banda magnética y en el Viejo Continente con chip. Así es como se le ocurrió lanzar un servicio similar pero adaptado a Europa”. García asegura que, aunque se oyen desde hace tiempo rumores de la llegada de Square a Europa, “esto no es tan fácil. Primero tendrán que adaptar su lector al mercado europeo y su legislación en cuanto a seguridad, encriptación… y esto lleva un tiempo”.

No obstante, también hay otros competidores que ofrecen un servicio similar, como la alemana Sumup, que también tiene presencia en España desde hace escasos meses (noviembre de 2012).

De momento el servicio de iZettle está en siete países europeos. Además de Suecia y España también está disponible en Reino Unido, Alemania, Noruega, Dinamarca y Finlandia. “Aún tenemos que lanzar iZettle en otros grandes mercados como Francia e Italia”, afirma García, que asevera que por ahora no irán a Estados Unidos, un mercado con elevada competencia en este sentido empezando por la propia Square.

Una capa de gestión

“Por otro lado –explica García– estamos ampliando el servicio que proporcionamos. Hemos habilitado una pequeña capa de CRM para que el usuario pueda entender mejor qué ocurre en su negocio, qué productos se venden más, etc. En suma, que tenga más información para adaptar su negocio a las exigencias de los clientes. Este servicio lo hemos lanzado hace un mes e iremos ampliando las prestaciones”.

Además, al igual que en el resto de los países donde opera, la idea de los promotores de iZettle es contar con un acuerdo con una gran entidad bancaria y con una operadora. “Ya firmamos una alianza con Santander, lo que ha supuesto un espaldarazo definitivo para iZettle. Así que ahora estamos en conversaciones con operadoras para ver si podemos llegar a un acuerdo con una de ellas”, afirma el director general de la firma en España.

El directivo está convencido del crecimiento exponencial que tendrá la plataforma en un futuro próximo. “Solo hay que pensar en el elevado número de autónomos que hay en España, unos dos millones, que podrían querer nuestro servicio”, sentencia.

 

Sobre el autor de este artículo

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.