Mobile

La ‘otra’ acogida del nuevo iPad

ipad ventaEl nuevo iPad ha tenido una gran acogida en algunas de las primeras tiendas que han abierto sus puertas. A las 12 de la madrugada, entre el jueves y el viernes, decenas de personas hacían cola ante las puertas del Fnac para hacerse con la tableta. Sin embargo, no en todos los sitios ha sido así de exitoso el recibimiento.

En la tienda de Vodafone, en el número 45 de la calle Goya de Madrid, tan solo un comprador estaba esperando al nuevo iPad y ni siquiera ha terminado adquiriendo el dispositivo después de consultar las tarifas.

No fue lo que se dice un recibimiento glamuroso. Nada que ver con la imagen de una fila nutrida que da la vuelta a la esquina en las afueras de un centro comercial de Estados Unidos o con la estampa de una riada de japoneses entrando en una tienda de Apple.

Frente a la tienda de Vodafone de Madrid, que junto con la de Barcelona eran las únicas que la compañía ha abierto antes de tiempo, a las 8:30 de la mañana, únicamente hay dos personas sentadas en un banco: Íñigo y José María, dos jóvenes que han empalmado una noche de fiesta con la espera para comprar el iPad. “Nosotros no somos ningunos frikis. De hecho somos lo contrario de los frikis”, bromeaba José María, que sólo acompaña a su amigo.

ipad venta

Íñigo y José María esperando en el banco mientras los peatones pasan ante la tienda

Y con este ambiente llegan las 8:30 de la mañana y no se produce ninguna avalancha de gente, vítores ni otros espectáculos de esos que salen en la tele. Cuando la hora ya ha pasado, como si tal cosa, con un sencillo “vamos ya, ¿no?”, ambos se levantan del banco y entran en la tienda de Vodafone.

ipad

José María se queda ante los fotógrafos mientras Íñigo se centra en el desayuno

La entrada tiene algo de triunfal en cuanto empiezan a relampaguear los flashes de los dos fotógrafos, que cubren la venta para la web de Vodafone. Poco tiempo dura porque al momento, Íñigo levanta el brazo para aplacar su protagonismo. “Yo sólo vengo a comprar el iPad”, dice, y se va a degustar el desayuno que ha preparado la tienda para la ocasión, bollería, café caliente y pinchos morunos con trozos de fruta ensartada.

Íñigo no ha comprado ninguna otra de las versiones anteriores del iPad: “Tengo iPhone y Mac, pero estaba esperando a que saliera el iPad con pantalla retina.” José María se queda atendiendo a los flashes con una sonrisa en la cara y señalando a su amigo, que ya está en un segundo plano. “Éstos, ¿qué son? ¿El de El Mundo y el de Marca?”, ironiza. Ahora llega la hora de negociar la tarifa. Ambos hablan con un comercial de Vodafone largo rato y después deliberan entre sí.

Mientras tanto en la tienda hay varios empleados, así como el camarero que sirve los cafés desde detrás de una barra cubierta con un mantel negro, donde resaltan los platos con churros y croissants. Aparece un posible comprador que sólo consulta tarifas, los fotógrafos dejan de hacer fotos, aparecen voluntarios para dar buena cuenta del desayuno, aparece hasta un guardia civil, que pregunta algo y luego se va.

Finalmente los chicos no quedan convencidos e Íñigo decide no comprar el nuevo iPad. No hay foto, por tanto, de un rugiente triunfador con su trofeo en alto. Pidiendo perdón por haber levantado expectativas y los flashes de los fotógrafos, se van al Corte Inglés a comprarlo.

ipad

Finalmente triunfaron más los pequeños croissants que la tableta de Apple

Sobre el autor de este artículo

Pablo G. Bejerano