Mobile

Orange resucita a Amena

Aunque casi se daba por hecho gracias a las filtraciones de principios de mes, Orange ha confirmado la vuelta de la marca Amena con su operadora 100% online amena.com. Amena fue una de las primeras operadoras móviles del mercado español,  apareciendo a finales de los 90 gracias a la licencia móvil que le fue otorgada a Retevisión. Con su inequívoco color verde y la canción de Nino Bravo Libre como himno, la marca se fue abriendo camino en el mercado. A mediados de los 2000, fue adquirida por France Telecom y poco después reconvertida en Orange, el nombre que la francesa emplea en todos los mercados para sus operadoras de telecomunicaciones.

Así desapareció en 2006 Amena, hasta ahora. Aunque Orange es una de las operadoras que sale habitualmente bien parada en las notas mensuales de portabilidades de la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT), la teleco se ha lanzado a jugar en el mercado de los precios con una nueva enseña que apuesta por un perfil más low cost y con el que se ha recuperado seis años después a la vieja identidad. Amena.com se define como una “marca de telefonía 100% online”, con una apuesta sencilla de dos tarifas que cubren prácticamente todo lo que el usuario pueda gastar. “Es muy difícil que un cliente supere estos máximos”, explica en un comunicado Jesús Noguera, director de amena.com, analizando los límites que imponen al consumo, “por lo que nos sentimos cómodos afirmando que en amena.com no hay límites”.

La nueva Amena parte con dos packs. El primero introduce voz y sms por 19 euros al mes más IVA y el segundo añade a la ecuación la conexión a internet por 29 también más IVA. Los precios tienen un máximo de 3.600 minutos en llamadas, 1.000 SMS y navegación sin límites a máxima velocidad hasta 1 GB.

La contratación se realizará únicamente a través de la web oficial de la operadora y permitirá únicamente hacerse con la línea. Amena.com ofrecerá un servicio “SIM only”. Como es lógico, la operadora tendrá la misma cobertura que Orange.

Sobre el autor de este artículo

Raquel C. Pico