Mobile

Algunas cosas que quizás desconozcas del Nokia Lumia 820

Escrito por Natasha Bernal

El Nokia Lumia 820 es un claro ejemplo de cómo un sistema operativo Windows 8 puede ser funcional y atractivo. El smartphone, que tiene un aspecto indestructible (y una carcasa casi imposible de quitar) es hábil y rápido cuando te acostumbras al sistema operativo, que es el eje sobre el que se construye la experiencia. En TICbeat hemos probado el dispositivo y los diferentes cargadores wireless que están disponibles como accesorios: 

Diseño y producto

El diseño del Nokia Lumia 820 es completamente rectangular: tiene las esquinas redondeadas, una anchura de 10 milímetros y con un peso de 160 gramos, es más pesado y ‘gordo’ que algunos de los otros smartphones en el mercado. Esto sin embargo no es lo primero que notas al usarlo. El diseño sólido cuenta con un elemento de personalización en comparación con las versiones más antiguas del Lumia: las carcasas de diferentes colores disponibles para dar un toque de color al dispositivo.

Al igual que la mayoría de los smartphones, cuenta con una entrada para cargar a través de cable en su parte inferior (para el que sirve cualquier cable de smartphone). La gran diferencia de diseño son los botones laterales del dispositivo, cuyo objetivo es ganar en facilidad a la hora de manipular el smartphone en la mano (sin embargo, nosotros notamos que es más bien una facilidad para confundirse y tocar los botones que no quieres mientras intentas manejarlo).

Los tres botones principales que aparecen en la parte inferior de la pantalla son las claves de diseño para cualquier Windows Phone. El hecho de que no sean muy visibles da un mayor protagonismo a la pantalla táctil.

En general, el diseño es fácil de aceptar y funcional una vez que el usuario se acostumbra, siendo el único problema el hecho de que se tenga que luchar con la carcasa para quitarlo, dando la sensación de que en cualquier momento se va a romper el dispositivo por ser brutos.

Sistema operativo y aplicaciones

En cuanto se enciende el teléfono (de forma bastante rápida, por cierto), queda claro de qué tipo de sistema operativo se trata (por si no se hubiese visto el icono de Windows en el botón principal inferior). Aunque los usuarios pueden poner un salvapantallas con la hora y la fecha, el fondo de pantalla del teléfono es de ventanas características de Windows 8. El teléfono cuenta con el paquete completo de Office, acceso a la tienda de aplicaciones, contactos, mensajes, Outlook (u otro email), calendario, fotos, juegos (con XBox) y aplicaciones personalizadas de Nokia. Se puede acceder a ellas directamente desde la pantalla inicial, o como en el vídeo, se hace scroll hacia la izquierda para desplegar un listado de las aplicaciones completas del Lumia 820.

Al configurar el dispositivo, tiene más sentido si el usuario ya cuenta con un email de Outlook: se transfieren todos los contactos, los emails y la información del Skydrive directamente al smartphone sin necesidad de configuración complicada. Además, el dispositivo está predeterminado para que la información se pueda guardar en un backup en la nube de SkyDrive en cualquier momento. Al utilizar las aplicaciones disponibles, resultan familiares si se usa Outlook y sus aplicaciones de forma regular o incluso si se ha usado anteriormente Windows 7.

El smartphone cuenta con 8 GB de memoria interna y una pantalla OLED de 480 x 800 píxeles que es capaz de mostrar fotos y vídeo de calidad aceptable. Aunque la cámara (de 8 megapíxeles)  es mejor que la de algunos smartphones de versiones más antiguas, es uno de los sitios en los que el dispositivo falla: no es capaz de enfocar en los vídeos de forma regular ni de hacer fotos de gran calidad y a pesar de contar con una aplicación de SmartShoot (que hace 5 fotos eligiendo el mejor), el resultado no es impresionante.

Las aplicaciones disponibles en el teléfono de Nokia de forma preconfigurada son las típicas de navegación y música: los Nokia Maps funcionan igual que los Google Maps, mientras que Nokia Drive y Transit son tan básicos que quizás serían más eficientes si se incluyesen dentro de la app de mapas. Como los smartphones basados en Windows OS son relativamente nuevos, no existe una infinita cantidad de aplicaciones para descargar en la tienda, algo que esperamos mejore con el tiempo.

Rendimiento y accesorios

El rendimiento de la batería del Lumia 820 es de aproximadamente un día y medio de uso: esto depende de la frecuencia con la que se usa Internet, las aplicaciones que se tienen abiertas y las descargas. Los usuarios que dependen del smartphone durante el día completo probablemente tendrán que recargarlo a diario.

Para recargar el smartphone con estilo, existen varios métodos y dispositivos interesantes que nos han presentado junto al Lumia 820: una almohadilla wireless FatBoy, un ‘plato’ de carga wireless de Nokia y una carcasa cargadora wireless.

Al ponerlos a prueba, hemos encontrado que aunque los métodos wireless pueden ser más convenientes para algunos usuarios -es difícil no pensar que un adicto al Lumia no pusiese su 820 sobre una almohadilla cargadora mientras él pone la cabeza sobre la suya- no marcan una gran diferencia sobre el cargador convencional que viene con el smartphone. el tiempo de recarga de la batería (si se deja el teléfono enchufado a la corriente) es de entre media hora y una hora aproximadamente. El charging plate de Nokia y la almohada son eficientes y fáciles de usar, mientras que la carcasa cuenta con la dificultad de eliminar el original del teléfono para poner el otro.

Aunque no se trata de un smartphone extraordinario, el dispositivo sí es funcional y rápido (aunque sí que esperábamos más rendimiento de pantalla y cámara). Por ahora, está disponible en España por contrato, o libre desde 400 euros.

 

Sobre el autor de este artículo

Natasha Bernal