Mobile

LTE: ¿llegará pronto a tus dispositivos conectados?

smartphones2_hi
Escrito por Autor Invitado

Los dispositivos conectados ya se vislumbran como una oportunidad de crecimiento del LTE para los operadores móviles. Sin embargo, el camino hacia la monetización de las inversiones de este estándar a través de los dispositivos conectados será largo y difícil, ya que primero se deberán superar una serie de barreras técnicas.

Los dispositivos conectados ya se vislumbran como una oportunidad de crecimiento del LTE para los operadores móviles. Sin embargo, el camino hacia la monetización de las inversiones de este estándar a través de los dispositivos conectados será largo y difícil, ya que primero se deberán superar una serie de barreras técnicas. El mayor desafío al que se enfrentan los operadores móviles en cualquier posible monetización de LTE y en dispositivos conectados es establecer un estándar universal de forma rápida, segura y fiable. El debate de las normas del ‘Internet of Things’ (IOT) no ha sido resuelto hasta pasados varios años, sin embargo, el reciente despliegue generalizado de LTE ha presentado nuevas oportunidades y supone un desafío para los métodos tradicionales de conexión a Internet como el Wi-Fi.

No obstante, parece que el LTE ha ido ganando la batalla de la conectividad. El LTE tiene el potencial de llegar a convertirse en el ‘super-WiFi’ ya que está garantizando su disponibilidad de manera rápida haciendo que se puedan conectar a internet millones de dispositivos que nunca antes lo habían logrado. Esto también se apoya en los datos del operador. En agosto de 2013, Everything Everywhere (EE) informó de que sus datos de usuario muestran que el 43% de sus suscriptores de LTE están utilizando un menor número o ningún punto de acceso de WiFi público desde que han adoptado la red 4G. Sin embargo, los operadores están animando a los consumidores a adoptar LTE en un esfuerzo por recuperar su inversión.

A pesar de la clara oportunidad para los operadores móviles, quedan pendientes una serie de retos antes de que se pueda pensar en estas inversiones. Según un informe reciente de Vodafone, las características de los datos del “Internet de las cosas” no están bien alineadas con las características actuales del LTE. Además, con unas 40 bandas LTE diferentes en todo el mundo, los operadores móviles están batallando actualmente para lograr un estándar global para el mismo. Con el fin de aprovechar todo el potencial de la IO, los operadores móviles tienen que aprender a manejar un complejo universo de múltiples tipos de redes, dispositivos y servicios en la nube, además de gestionar asuntos de privacidad y control de importancia vital.

El predominio del LTE en el debate de los estándares podría convertirse de manera potencial en una profecía autorrealizada. Con una amplia cobertura garantizada por una red de pequeñas células que proporcionan conexiones LTE de calidad en todo el país, es posible que ya no tenga sentido para un dispositivo tener una antena para LTE y Wi-Fi. Con el aumento de la velocidad y el valor que empieza a demostrar la inversión en infraestructura a los consumidores, vamos a empezar a ver el surgimiento de los dispositivos LTE.

Países como EE UU, Japón, y Corea están en el buen camino de lograr ya una cobertura LTE del 100%. Esta cobertura generalizada tiene el potencial para llevar la industria de los dispositivos conectados un paso más allá de los smartphones y crear nuevas oportunidades para los operadores móviles de ofrecer suscripciones LTE adicionales para varios dispositivos. Aunque se requieran paquetes adicionales para conectar un vehículo en marcha o una unidad de vigilancia estacionaria de pronóstico climatológico en las zonas rurales, una conexión LTE tiene el potencial de conectar a bajo precio áreas en las que sería imposible ejecutar la conectividad de banda ancha. A medida que la cantidad de dispositivos conectados crezca, los usuarios finales buscarán comunicarse cada vez más a través de múltiples dispositivos, lo que representará una oportunidad para los operadores móviles de ofrecer comunicaciones unificadas y tecnología de presencia más allá de los teléfonos inteligentes y los teléfonos fijos.

Si un operador está proporcionando una conexión a un consumidor con un dispositivo móvil de nueva generación o a un proveedor en calidad de M2M, los ingresos a través de abonados pueden garantizarse mediante la simple demostración de la superioridad del estándar en el precio, la portabilidad y la velocidad por encima de su competencia. Las nuevas fuentes de ingresos de los abonados al LTE sobre dispositivos conectados recorrerán un largo camino en su tarea de ayudar a los operadores móviles a recuperar sus inversiones originales en el despliegue del mismo. Para conseguirlo, los operadores móviles deben superar una serie de barreras técnicas. Sin embargo, con una vasta experiencia y conocimiento en la creación de redes, infraestructura y comunicaciones, los operadores móviles serán los únicos que lograrán que esto funcione.

 

La autora de este artículo es Leslie Ferry, vicepresidenta de Marketing de BroadSoft


 

Sobre el autor de este artículo

Autor Invitado