Mobile

Los teléfonos de Project Ara no sobrevivían a las caídas en las pruebas

ProjectAra
Escrito por Esther Macías

Poco a poco, con cuentagotas, el equipo que lleva el Proyecto Ara en Google, consistente en la fabricación de smartphones modulares al modo de un Lego, va ampliando los detalles sobre el retraso sufrido por el piloto, que en lugar del próximo trimestre se llevará a cabo en 2016.

Poco a poco, con cuentagotas, el equipo que lleva el Proyecto Ara en Google, consistente en la fabricación de smartphones modulares al modo de un Lego, va ampliando los detalles sobre el retraso sufrido por el piloto, que en lugar del próximo trimestre se llevará a cabo en 2016. Según han indicado a través de Twitter (como el resto de las veces que han informado estos días sobre el proyecto) los teléfonos se despiezaban al caer al suelo, de modo que el sistema ideado por Google para unir los diversos elementos que el dueño del dispositivo puede elegir, basado en imanes electropermanentes, no funciona.

Uno de los tuits realizado por el equipo de Google es claro al respecto: “No more electropermanent magnets. #ProjectAra #FailedTheDropTest” (“No más imanes electropermanentes. Falló el test de caída”), aseveraba. En la compañía aseguran estar ya trabajando en otro sistema que permita unir los distintos módulos del teléfono (batería, cámara, almacenamiento, etc.). Uno de los grandes retos de este proyecto es lograr que el núcleo del terminal sea lo más pequeño posible para dejar espacio al resto de módulos que el usuario puede elegir.

 

La espera se alarga

Así que, de momento, habrá que aguardar al próximo año a que se inicie el piloto en el mercado de uno de los proyectos más esperados de Google en la industria de la telefonía móvil y que, de hecho, supone un cambio de paradigma en la manera en la que se conciben y fabrican los teléfonos móviles. Frente a los smartphones actuales fabricados en bloque de los que ni siquiera puede cambiarse la batería menos algunas excepciones la propuesta de los de Mountain View (empresa ahora transformada en el conglomerado de compañías Alphabet, entre las que sigue estando la división de búsquedas y movilidad de Google) se basa en un diseño modular que permitirá a los dueños de los terminales una máxima personalización de estos, al igual que ya se da en otros equipos informáticos como es el caso de los servidores, por ejemplo.

La cámara, los altavoces, la batería, la pantalla, el procesador, el almacenamiento, etc. se podrán elegir de forma independiente con lo que, además, se abaratará el precio de los smartphones, que partirá de los 50 dólares, según los cálculos de Google. Éstos tendrán, por otro lado, una vida más larga pues a medida que se vayan quedando las partes del teléfono obsoletas o se estropeen podrán irse sustituyendo por otras nuevas, de forma que el usuario no tenga que gastarse más dinero en adquirir un nuevo dispositivo por completo.

El Proyecto Ara fue ideado por el equipo de Google y de Motorola, por entonces propiedad del gigante de Internet, en 2013. Meses después la empresa de móviles sería vendida a Lenovo, aunque Ara sigue siendo un proyecto de los de Mountain View.

 

 

Sobre el autor de este artículo

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.