Mobile

El lobby mundial de la telefonía móvil se queja de los impuestos en África

Escrito por Manuela Astasio

Un estudio de la GSMA alerta de que las altas tasas podrían frenar el crecimiento del mercado africano.

Mucho se habla de la importancia de los mercados emergentes en el mercado mundial de los smartphones, pero, según un estudio publicado por GSMA, en algunos de esos mercados, como África, el crecimiento se detendrá si los gobiernos “no ponen de su parte”. Menos de uno de cada tres africanos cuentan con un teléfono móvil.

La organización GSMA, que une a alrededor de 800 operadores móviles de todo el mundo, recuerda que el uso de los teléfonos móviles ha crecido, en los últimos cinco años, más rápido en África que en ningún otro lugar del mundo, con una tasa de aumento interanual del 18%.

Pero las previsiones de la organización establecen que a la altura de 2017 este porcentaje de crecimiento habrá descendido hasta un 6,5% interanual. A los responsables del estudio les preocupan las futuras consecuencias de la alta carga impositiva que deben asumir quienes se hacen con un smartphone en muchos países de África.

En Gabon, por ejemplo, los impuestos representan el 40% del coste total de un teléfono inteligente, según datos del GSMA. En Kenia las autoridades han introducido una tasa en las transferencias móviles, una forma de transacción muy habitual en la región, dada la escasa bancarización de su población, y en Ghana el uso del espectro móvil conlleva el pago de impuesto destinado a financiar el Sistema Nacional de Salud.

El lobby de la telefonía móvil no aprueba las políticas impositivas de África. El director de Políticas Públicas para África y Oriente Medio del GSMA, Peter Lyons, ha declarado a Reuters que la de muchos gobiernos de esta zona es una visión “corta de miras”, porque “solo se centran en los beneficios que pueden extraer del uso de los dispositivos o de la señal”.

Lo que defiende Lyons es que las tasas que los gobiernos imponen a la telefonía móvil funcionan como “una herida autoinfligida”, que obstaculiza la creación de empleo y el crecimiento económico en estos países.

Según datos de la organización correspondientes al pasado junio, en el África subsahariana existen 502 millones de líneas de móvil. Sin embargo, la mayoría de los africanos en posesión de ellas cuentan con, al menos, dos tarjetas SIM, lo que reduce el número de usuarios únicos de líneas móviles a 253 millones; esto es, alrededor del 31% de la población total de la zona.

En los mercados desarrollados la proporción de ciudadanos con teléfono móvil suele situarse en torno a cuatro de cada cinco, mientras que en algunos países emergentes está en uno de cada dos. En África, en cambio, la juventud de su población y sus altísimos niveles de pobreza, que generan muchas otras necesidades, algunas más urgentes que la comunicación móvil, arrastran esta proporción por debajo de uno de cada tres.

 Foto cc:  ColaLife

Sobre el autor de este artículo

Manuela Astasio

Soy una periodista especializada en nada, que ha pasado por Deportes, Agroalimentación, Cultura y por la delegación de Efe en México DF. Ahora me toca hablar de nuevas tecnologías y redes sociales, cosa que hago con mucho gusto y un poco de cinismo.