Mobile

El LG G3 marca el camino de los superteléfonos de 2015

G3_Range_4_BBWG_On shot
Escrito por Daniel de Blas

Analizamos el LG G3, el último de los smartphones “buque insignia” de un gran fabricante, que ha sido puesto a la venta recientemente. Una de sus grandes bazas es su pantalla de 5 pulgadas QHD que lo sitúan como un referente entre los superteléfonos Android.

El LG G3 es el último de los smartphones “buque insignia” de un gran fabricante y ha alcanzado un excepcional protagonismo no solo por su novedad, ya que es el último que se ha puesto a la venta hace tan sólo unos días, sino porque estrena algunos elementos, como su pantalla de 5 pulgadas QHD, que lo sitúan como uno de los principales referentes entre los superteléfonos Android, y marca la pauta que probablemente vamos a ver en los grandes terminales de este final de 2014 y en 2015.

G3_Range 2_White_On shot

La máxima resolución y nitidez

El LG G3 incorpora por primera vez en un terminal de un gran fabricante un panel de 5,5 pulgadas con tecnología IPS y con una resolución de 2.560 x 1.440 píxeles. Esto significa que su resolución es cuatro veces superior a la habitual en los teléfonos de gama media de entre 4,5 y 6 pulgadas que cuentan con resolución HD (1.280 x 720 píxeles) y es también significativamente superior a la resolución Full HD que puedes encontrar en un televisor plano de última generación o en los teléfonos de gama alta convencionales de cinco pulgadas. La consecuencia principal de esta elevada resolución en su pantalla es que el LG G3 consigue una densidad de píxeles de nada menos que 538 puntos por pulgada, lo que se traduce en una nitidez que nunca se había visto en una pantalla. Para hacerse una idea, las pantallas con tecnología “retina” en las que a simple vista no se ven los puntos comienzan en una densidad de píxeles de unos 300 puntos por pulgada y el LG G3 ofrece casi el doble de esta densidad. Además, la tecnología IPS del panel consigue un excelente brillo, contraste y ángulo de visión, además de una mayor fidelidad de color que otras tecnologías de pantalla. Eso supone que las imágenes del LG G3 tienen colores naturales sin tonos azulados o sobresaturados que permiten disfrutar de las fotografías y las películas tal y como sus creadores las concibieron.

LG G3 4

Pantalla grande… pero con diseño compacto

En lo que respecta al diseño, el LG G3 es una continuación de algunos preceptos iniciados por el anterior G2 y ha sido creado para que, a pesar de tener una pantalla de 5,5 pulgadas, la sensación y ergonomía del terminal sea la misma que la de un teléfono más compacto. Así, el LG G3 ha conseguido reducir al mínimo los marcos laterales y superiores de la pantalla, gracias entre otras cosas a que se han llevado los botones a la parte posterior. En el frontal y en los laterales del LG G3 no hay ningún botón físico lo que lo hace más cómodo de sujetar y guardar, y los botones posteriores en el centro de la carcasa han sido colocados para acceder a ellos fácilmente con el dedo índice y con una forma y diseño que permite que los distingas al tacto. Por supuesto, a esto ayuda tremendamente la forma curva de la carcasa que ha sido creada para que puedas manejar el teléfono con una mano y que, en la práctica, se siente como un móvil más pequeño.

En lo que respecta al botón de inicio, como sucede en otros terminales muy populares como el Nexus 5, este ha sido sustituido por los botones en pantalla de Android, lo que se traduce en un diseño más limpio, menos pulsaciones inadvertidas y menos posibilidades de que el botón físico acabe dando problemas. Además, gracias a la tecnología Knock code de LG, ni siquiera necesitarás usar los botones posteriores si no lo deseas, ya que puedes activar el teléfono con un par de toques (o con una secuencia de toques que sirva como clave secreta) y ponerlo en reposo con otro par de toques en la pantalla, lo que resulta tremendamente práctico.

LG G3 3

Construcción muy práctica

En lo que a acabado y construcción se refiere, LG ha conseguido crear un teléfono con un aspecto y tacto impecables combinando elementos metálicos como el anillo exterior, o los botones y la zona de la cámara, con una carcasa posterior plástica con un convincente aspecto de metal pulido y que se puede retirar fácilmente para acceder a la batería, así como a la ranura micro SIM y la ranura para ampliación de almacenamiento micro SD. Esta construcción permite además que en el futuro puedas personalizar o renovar esta carcasa si lo deseas y llevar una batería de repuesto en tus viajes. Por supuesto, también está el hecho de que en el futuro puedes cambiar la batería si esta pierde su capacidad de carga, pero una de las peculiaridades de la batería de 3.000 mAh del G3 es que ha sido fabricada para ofrecer un menor desgaste, de manera que, tras 400 ciclos de carga, mantiene todavía un 90% de su capacidad mientras que las baterías convencionales se quedan muy por debajo. Aun así, si dentro de un año percibes que la batería ya no te da la autonomía que esperas no tendrás que llevar el teléfono a un servicio técnico sino que puedes cambiarla fácilmente.

G3_Range_9_BGW_On shot

En lo que respecta a la autonomía, como señalábamos, la capacidad de la batería es de 3.000 mAh y LG ha conseguido, a pesar de la gran pantalla y la elevada resolución de esta, que el G3 aguante sin problemas una jornada de uso más o menos intensivo. Además, puedes adquirir de manera opcional el cargador inalámbrico que incorpora una batería de 3.000 mAh en su interior y que te sirve para cargar el G3 en cualquier lugar.

La cámara más rápida

Uno de los elementos que son claves en un smartphone de gama alta son sin duda las cámaras, y LG ha conseguido integrar en el G3 una de las mejores que se han visto en un teléfono y que ofrece sobre todo resultados sobresalientes en escenas de acción o con niños, donde es necesario el enfoque más rápido y un estabilizador para evitar las habituales fotos movidas o desenfocadas que producen muchos terminales en estas situaciones. Los dos elementos fundamentales que consiguen estos resultados en el LG G3 son su enfoque por láser, que hace que no haya retardo entre la pulsación y la captura de la imagen, y el estabilizador óptico que hacen que obtengas imágenes más nítidas en situaciones en las que te estás moviendo para captar el mejor ángulo o el momento más interesante. Además, la cámara del G3 incorpora un sensor de 13 MP que se acompaña de un doble flash bicolor que es capaz de ajustar el tono de la luz que emite para adaptarse a la escena y captar fotos más naturales. Además, cuando se fotografían personas u objetos cercanos, el flas hace un doble disparo para adaptar la potencia de la luz y evitar los retratos sobreexpuestos o artificiales cuando se usa el flash.

LG G3 6

Por su parte, la cámara frontal ha sido muy mejorada con respecto al predecesor G2 con un sensor con un tamaño de pixel un 25 por cien superior y con una lente más luminosa para ofrecer autorretratos con menos ruido y mejor calidad. A todo ellos hay que sumarle la posibilidad de disparar la cámara mediante un gesto con la mano o con una orden de voz, para que puedas tomar imágenes de manera más cómoda. La cámara frontal no lleva flash, como es habitual, pero cuando disparas una foto, la pantalla hace de “flash virtual” poniéndose en blanco para dar más luminosidad a la escena.

El software

En lo que se refiere al software, el LG G3 se suministra con la última versión de Android 4.4 con la personalización de LG que ha sido renovada con un diseño minimalista muy en la línea del nuevo “Material Design” que traerá Android L. Eso significa iconos sencillos y elegantes con un aspecto más plano y moderno y con una paleta de colores vivos pero con un aspecto adulto y no infantilizado. Por otro lado, la personalización de LG no busca llenar el smartphone de aplicaciones sino dotarlo de funcionalidades extra como un teclado más personalizable e inteligente, la posibilidad de dividir la pantalla para usar dos apps al tiempo o las funciones Knock code, que te permiten crear un patrón secreto de toques en la pantalla que sirven de contraseña para el desbloqueo, lo que seguramente es más efectivo que cualquier clave numérica para poner el móvil a salvo de miradas indiscretas. Por otro lado, el G3 sí incluye algunos programas extra como la aplicación para salud LG Health o el programa Smart Tips que te muestra trucos para aprender a exprimir las posibilidades del terminal.

LG G3 5

Accesorios que completan el ecosistema G3

Por último, LG no ha querido que su buque insignia llegue sólo al mercado y ha lanzado algunos accesorios que lo hacen todavía más interesante. Algunos como las fundas Quick Circle te permiten personalizar y proteger el terminal a la vez que, gracias a su abertura circular frontal, puedes seguir usando las funciones básicas como realizar o responder llamadas, hacer fotos o consultar los datos de los programas para ejercicio… todo ello sin ni siquiera abrir la tapa de la funda. El segundo y uno de los más interesantes es el ya mencionado cargador inalámbrico que te evita tener que enchufar el móvil para cargarlo y dado que incluye en su interior una batería de 3.000 mAh extraíble, puedes tener siempre a mano una segunda batería de repuesto.

LG G Watch siempre despierto

Sin embargo, el que es posiblemente el mejor compañero del LG G3 (o de cualquier móvil con Android 4.3 o posterior) es el nuevo reloj inteligente LG G Watch con Android Wear, con el que podrás ver fácilmente todas las notificaciones del smartphone, rechazar llamadas o contestarlas, dictar mensajes o dar órdenes de voz para, por ejemplo crear una cita de calendario, etc. El reloj es resistente al agua y al polvo, tiene una batería de gran duración y un sistema de pantalla “always on” que te permite tener siempre la hora o la información más importante a la vista.

Sobre el autor de este artículo

Daniel de Blas

Periodista especializado con más de 18 años de experiencia en tecnología. He sido director de publicaciones como Macworld (dedicada al mundo Apple) o TechStyle (dedicada a electrónica de consumo).