Mobile

La SIM virtual y reprogramable, cada vez más cerca

tarjeta-sim
Escrito por Esther Macías

La tradicional SIM en forma de tarjeta de plástico con un chip está en vías de desaparecer de los dispositivos móviles y ser sustituida por una SIM virtual y reprogramable en la que trabaja toda la industria de telecomunicaciones y de cuyos avances se ha hablado hoy en el MWC.

En el mercado de la telefonía móvil el cambio es lo único que permanece… éste y la tarjeta SIM. Ésta, cuya misión es almacenar de forma segura la clave de servicio del cliente e identificarle ante la red de forma que pueda cambiar su línea de teléfono de un terminal a otro simplemente cambiando físicamente la tarjeta, ha logrado superar los 20 años de vida sin despeinarse. Sí, algo ha cambiado, obviamente, por ejemplo se ha empequeñecido para dejar más espacio en los terminales, que cada vez requieren más hueco para otros elementos como, por ejemplo, la batería, cuya duración es uno de los escollos insalvables, sobre todo en el caso de los smartphones, ávidos de aplicaciones consumidoras de datos. Pero su esencia es la misma: sigue siendo una tarjeta de plástico con un chip. Y sigue provocando quebraderos de cabeza a los usuarios que se ven obligados (o quieren) disponer de contratos con varias operadoras en uno o múltiples dispositivos.

Pero la tarjeta SIM tal y como la conocemos está a punto de cambiar y, al hilo de la tendencia que impera en los nuevos tiempos, digitalizarse. Es lo que se llama la eSIM, SIM virtual, SIM remota o reprogramable, un concepto en el que la industria de telecomunicaciones (y algunos fabricantes por su cuenta como Apple) llevan un tiempo trabajando. Hoy, en el Mobile World Congress, la GSMA, la asociación que aglutina a las operadoras de todo el mundo, ha anunciado un paso importante en este sentido y ha dado a conocer que un grupo formado por operadores, fabricantes de tarjetas SIM y fabricantes de terminales está trabajando conjuntamente, desde septiembre de 2014, para definir e implementar una solución interoperable para la eSIM. ¿El objetivo último? Beneficiar a los clientes, quienes, cuando esté operativo este nuevo sistema de tarjetas SIM remotas o programables, “tendrán mayor libertad de elección de terminal y de operador”, según reza un comunicado emitido por la propia organización.

Se trata de un grupo de trabajo compuesto por operadores globales como América Móvil, Ooredoo, Telefónica y China Unicom; fabricantes de terminales como Huawei, LG, Samsung y Sony Mobile; y fabricantes de tarjetas como Gemalto, Giesecke & Devrient, Morpho, Oberthur Technologies, STMicrolectronics y Valid. Como explica Pedro Gil, responsable de la Estrategia de Sistemas Operativos Globales de Telefónica, este grupo persigue “definir una especificación técnica que garantice la interoperabilidad entre las nuevas SIM remotas o programables con independencia del operador, el fabricante de la tarjeta, el fabricante del terminal y el proveedor de la plataforma de gestión remota de éstas”. La idea es que a principios del tercer o cuarto trimestre de este año ya se haya realizado una preimplementación de este tipo de SIM virtuales en un dispositivo real. “Creemos que a principios de 2016 estará listo”, añade el portavoz.

En este proyecto pueden participar más actores de la industria. De hecho, el pasado 5 de febrero se liberó y se puso a disposición de los miembros de la industria (GSMA y SIM Alliance) la primera definición técnica del Perfil Interoperable (Interoperable Profile Package – IPP) de modo que cualquier jugador de la industria pueda tomar parte en esta iniciativa “de un modo transparente y abierto”. “En Telefónica nuestra idea siempre ha sido, respecto a este asunto, que cualquier iniciativa que salga debe ser compartida. Es importante ceder el conocimiento de lo que hemos aprendido”, afirma Gil.

El portavoz reconoce que, si bien esta idea de eSIM estaba más avanzada para el terreno M2M (comunicación máquina a máquina) no ha sido hasta ahora cuando la industria se ha tomado en serio hacer lo propio para el ámbito del consumo. “Claro que esto tiene mayor riesgo de seguridad, porque estamos hablando de aspectos muy sensibles. Hasta ahora la SIM es la parte más segura del teléfono y queremos que siga siendo así, aunque ahora sea diferente. La SIM se convertirá en una pieza más de hardware pero totalmente reprogramable. Estamos trabajando para que su seguridad sea total. De hecho la SIM remota será igual de inviolable que los pagos NFC que ya se hacen con los terminales, pues va a cumplir los mismos criterios de seguridad”. “La nueva SIM virtual dispondrá de todo lo que tenía la antigua SIM y mucho más”, en palabras de Gil.

Primer aterrizaje: los ‘wearables’

Probablemente los wearables serán los primeros dispositivos que integrarán las nuevas SIM virtuales. Gil explica el motivo: “La bandeja de la SIM come espacio y estos dispositivos, además de ser pequeños de por sí, requieren una batería más potente, pues las que suelen integrar se agotan rápido. Obviamente si la SIM no ocupa tanto espacio físico este hueco puede usarse para ampliar la batería”.

Las nuevas SIM estarán también en el ecosistema del llamado Internet de las cosas, de forma que si tenemos un coche conectado a Internet este podrá reconocer de forma automática nuestro número de teléfono. “Las SIM remotas facilitarán mucho la vida a los clientes. Por ejemplo, en el caso de una persona que tenga varios contratos con varias operadoras o que viaje mucho, ésta podrá disponer de varias SIM virtuales en su terminal, siempre y cuando tenga un contrato con cada uno de los operadores y el terminal lo permita”. Será, por tanto, el fin de las actuales Dual SIM, las tarjetas SIM que permiten combinar una línea persona con una profesional, por ejemplo.

Aunque aún queda camino por andar Gil cree que podremos ver el primer teléfono comercial con SIM virtual “en algún momento de 2016”.

Apple y su SIM virtual propia

Esta idea de promover una SIM virtual no es nueva ni entre los operadores ni entre los fabricantes. De hecho, el fabricante de disposotivos Apple llevaba varios años hablando del tema hasta que el pasado año desafió a las operadoras lanzando su propia eSIM para su iPad, que ya está disponible con cuatro operadoras en Estados Unidos en modo prepago.

Gil recuerda que la visión de Apple es muy diferente a la que defiende la GSMA. “Apple tiene una visión pensada para sus propios dispositivos mientras que las operadoras tenemos que pensar en todos los dispositivos de todos los fabricantes”. En cualquier caso sí reconoce que el anuncio de Apple ha servido “para que la industria viera que hay una necesidad fuerte en hacer realidad las SIM virtuales”.

 

Sobre el autor de este artículo

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.