Mobile

Los jóvenes europeos dependen demasiado de sus ‘smartphones’

child
Escrito por Marcos Merino

Un estudio de Net Children Go Mobile sugiere que hasta el 50% habrían dado dos o más muestras de dependencia excesiva.

“Los niños de toda Europa se están volviendo cada vez más dependientes de sus smartphones: hasta el 50% de ellos habrían dado dos o más muestras de dependencia excesiva (como sentir la presión provocada por la sensación de tener que estar siempre disponible, o experimentar malestar cuando no se pueden comprobar las notificaciones del smartphone”). Al menos éstas son algunas de las conclusiones que detalla un informe publicado el mes pasado por Net Children Go Mobile, un proyecto de investigación conjunto con la London School of Economics and Political Science (LSE).

Para su elaboración fueron encuestados más de 3500 menores (junto con sus padres) de 7 países europeos y de edades comprendidas entre los 9 y los 16 años. Tres de cada cuatro niños (el 72%) dijeron sentir más presión para estar siempre disponible para los familiares y amigos desde que poseen un smartphone; mientras que uno de cada dos (50%) declararó sentir una fuerte necesidad de revisar “bastante a menudo” su teléfono para comprobar si había alguna novedad.

Seis experiencias negativas en el uso de ‘smartphones’

Como parte de la investigación, se pidió a los jóvenes que respondiesen acerca de seis experiencias asociadas con el uso excesivo de los teléfonos inteligentes:

  • Me he sentido molesto cuando no he podido comprobar mi teléfono.
  • Me he sorprendido a mí mismo haciendo cosas con mi teléfono en las que realmente no estaba realmente interesado.
  • He sentido una fuerte necesidad de revisar mi teléfono para ver si había alguna novedad.
  • He pasado menos tiempo del que debería con la familia / con mis amigos / haciendo las tareas escolares.
  • Me pongo a usar el teléfono incluso en lugares o situaciones donde no es apropiado.
  • He intentado, sin éxito, pasar menos tiempo usando el teléfono.

Uno de cada dos (48%) informaron que habían experimentado este tipo de episodios en dos o más ocasiones. Los resultados muestran una diferencia mínima por géneros, pero la edad juega un papel mucho más relevantes: entre los más jóvenes de la muestra (9-10 años) sólo el 20% habían experimentado dos o más experiencias negativas, mientras que la proporción subía hasta el 61% en el caso de los jóvenes de 15 a 16 años.

Una quinta parte de los encuestados también admitían haber experimentado al menos dos comportamientos o sentimientos asociados con el uso excesivo de Internet, como quedarse sin comer o dormir debido a estar navegando.

ninos-smartphone

La otra cara de la moneda

Sin embargo, no podemos obviar que el uso de los teléfonos inteligentes presenta, también, elementos positivos: la mayoría de los chicos dijeron que se sentían más conectados con sus amigos (el 81%, en diversos grados) y la familia (57%) gracias a su smartphone. Además, dos de cada tres creen que sus móviles les ayudan a organizar sus tareas cotidianas, y más de la mitad están de acuerdo en que mejoran su sentimiento de seguridad personal.

Leslie Haddon, el coordinador de Net Children Go Mobile, afirma: “A pesar de que tendemos a preocuparnos más los niños, algunas de estas experiencias se puede observar también entre muchos adultos. Hace una década, un buen número de niños decían cosas muy similares sobre los teléfonos móviles de la época: que no podían vivir sin ellos, etc.”. Los smartphones tan sólo parecen haber llevado un paso más allá nuestra relación con la tecnología, tanto en términos de utilidad y atractivo como en términos de sensación de dependencia (que, recordemos, no es lo mismo que “adicción”).

Imagen | anthony kelly y Shutterstock

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.