iPhone 5C o iPhone 5S ¿dudas sobre cuál elegir?

iPhone-5S-vs-5C-casing-video

Es posible, que seas uno de los afortunados que en esta época puede permitirse un iPhone, y es posible que mientras estás mirando ofertas de distintos operadores o contemplando quizá comprarlo libre, hayas pasado de largo ante la posibilidad de, no hacerte con el último modelo, sino con el colorido iPhone 5c. El “nuevo viejo iPhone’ con carcasa plástica de Apple no está teniendo éxito esperado: las críticas dicen que el precio es muy caro, que parece un juguete al lado del iPhone 5S o que hay muy poca diferencia de precio entre este y el superior. Sin embargo (y a pesar de que alguien piense que esto es una campaña “pro Apple”), no deberías desechar en absoluto la idea de hacerte con un iPhone 5C, sobre todo porque no es ni mucho menos un teléfono viejo que Apple quiere venderte como nuevo, sino un smartphone de gama alta, puesto al día (en contra de lo que algunos piensen, no es un iPhone 5 del año pasado) y con una estética más desenfadada.

En cualquier caso, para que sepas a qué atenerte vamos a tratar de ofrecerte una pequeña comparativa entre los dos nuevos modelos: el iPhone 5s y el iPhone 5c. Porque aunque como decíamos, quizá te parezca que lo tienes totalmente claro y que quieres el modelo más avanzado, es posible que te convenzamos para que eches un vistazo al modelo con carcasa de colores. El iPhone 5c, no es tan barato como esperábamos, pero después de convivir casi un mes con los dos nuevos iPhone, podemos decir que es casi, casi, tan bueno como el iPhone 5S.

Por fuera: uno serio, el otro colorido

En el aspecto externo, los dos terminales son ciertamente impresionantes; pero claro, son “como la noche y el día˝, totalmente opuestos. El iPhone 5s con su carcasa de aluminio pulido de color negro o de color plateado es espectacular, pero es también muy serio, recto, frío y anguloso. Sin embargo, el iPhone 5S es un terminal muy agradable a la vista, y se siente muy compacto y más cómodo en la mano por los bordes redondeados y por no tener la frialdad del metal. El acabado brillante del policarbonato es también es realmente espectacular, no se ve un plástico barato, aunque nos hubiera gustado que la serigrafía negra del logotipo fuese un poco más lujosa, quizá con un pequeño relieve o con un plateado, y posiblemente habrían mejorado con unos colores más intensos como los de los Lumia de Nokia. Pero lo más interesante es que, aunque parezca mentira, el aspecto resulta muy carismático. Es como si el iPhone, siempre serio y recto, se hubiese vuelto de repente más alegre, más amigable, más joven y más cercano.

El iPhone 5c tiene “ese algo especial” que tenían los productos antiguos de Apple como aquel iMac de los años 90 y que hacía que no sólo fuesen objetos bonitos sino que uno tuviera ganas de tocarlos, al contrario que algunos productos de la última época de Apple que resultan en exceso fríos. Lo que menos nos ha gustado de la carcasa del iPhone 5c, es que con su forma y acabado se escurre entre las manos mucho más de lo que nos gustaría (algo parecido le pasaba al iPhone 3G y 3GS). 

Por otro lado, Apple ha creado unas fundas de goma especiales para este iPhone de colores que dejan ver la carcasa del terminal para poder combinar distintas opciones. Estás fundas tienen un tacto muy agradable y hacen que el iPhone 5c se sujete muy bien en la mano, aunque luego sea un poco más engorroso para meterlo en un bolsillo de un pantalón ajustado. Por supuesto, a mucha gente el iPhone con carcasa plástica le parece como de juguete y los colores pastel tampoco le agradan. Si estás en este grupo no vamos a tratar de convencerte: sencillamente el terminal no está hecho para ti.

En cuanto a la carcasa de modelo superior, el iPhone 5S, poco hay que decir que no sepamos: tiene el frontal totalmente cristal y la parte trasera de aluminio con dos cristales en la parte superior e inferior, donde se encuentran las antenas del terminal y la cámara. Quienes hayan podido disfrutar del anterior iPhone 5 ya saben cuál es el resultado que da esta carcasa. Si llevas el terminal sin funda, al ser de aluminio termina mostrando pequeños arañazos y marcas de uso, y si se te cae al suelo, según cómo caiga, es probable que muestre alguna que otra mella. Sin embargo, después de un año podemos decir que la carcasa de aluminio esculpido del iPhone 5 aguanta muy bien el paso del tiempo, mucho mejor de lo que nos esperábamos. Por desgracia, lo que no sabemos es qué tal resultará la nueva carcasa de plástico del iPhone 5c. Como te puedes imaginar, durante las semanas que lo hemos estado usando lo hemos tratado con un cariño exquisito, de manera que luce como nuevo. Sin embargo, nos ha llamado la atención comprobar que, mientras que las fundas de, del iPhone 5c aguantan como nuevas sin problemas, las fundas de piel que vende Apple para el iPhone 5s enseguida muestran marcas del paso del tiempo, y se tiñen fácilmente con con el color de ropa oscura como pantalones tejanos.

El sensor de huella dactilar

La segunda gran diferencia, además del procesador o la carcasa, entre los dos nuevos modelos de iPhone 5 es el sensor de huella dactilar, Touch ID, integrado en el botón de inicio, que sólo está presente en el iPhone 5S. Este sensor permite desbloquear el terminal con tan sólo posar el dedo sobre el botón, y también sirve para autorizar las compras de aplicaciones y canciones en las tiendas de Apple. En nuestra experiencia, el sensor funciona con una rapidez excepcional y sin fallos. Puede leer varios dedos para desbloquearlo como mejor te venga, e incluso puedes registrar la huella de otras personas que quieras puedan acceder al móvil y tan sólo ocasionalmente, por la postura, la temperatura o la humedad es posible que no lea una huella, en cuyo caso basta con poner tu código y ya está.

Por otro lado, siendo el lector de huella muy cómodo, el tener que desbloquear el móvil con un código como se ha hecho siempre no es un una molestia demasiado importante. Lo único negativo del lector de huellas es que cuando te acostumbras lo echas de menos, pero si no lo has probado, tampoco es algo que vayas a echar en falta. Así, tenerlo en el iPhone 5C es un detalle que se agradece, pero no es algo por lo que puedas descartar el iPhone 5C (ni ningún otro smartphone).

Las pantallas

En este aspecto, los dos terminales son totalmente iguales tiene las mismas cuatro pulgadas y la misma resolución de manera que ve ninguna diferencia tampoco encuentro luminosidad contraste o correspondencia de color. La calidad de visualización es tan buena como en el iPhone 5 de hace un año, con una luminosidad, contraste y color espectaculares. Por otro lado, a pesar de que ya sabemos que Apple mantiene el diseño fundamental de sus smartphones durante dos generaciones, nos hubiese encantado ver el iPhone crecer por lo menos hasta las 4,5 pulgadas. El tema del tamaño es es el asunto central de la mayor parte de discusiones sobre el iPhone y el resto de smartphones: quienes prefieren teléfonos más grandes se quejan de que el iPhone es “pequeño” mientras que muchos otros usuarios, ven en el tamaño contenido del iPhone una ventaja. Seguramente tendremos que esperar al iPhone 6 para ver una pantalla un poco más grande y quien sabe, quizá, tal y como se rumorea, veamos distintas opciones de tamaños.

Los iPhone fotógrafos

En cuanto las cámaras, como ya hemos revisado ampliamente en nuestra anterior comparativa entre las cámaras de los nuevos iPhone, hay que admitir que el iPhone 5c está muy, muy cerca del iPhone 5s: la cámara frontal FaceTime HD es directamente la misma, de manera que si compras el nuevo iPhone de colores tienes una cámara frontal algo mejorada con respecto al iPhone 5 de hace un año (además de mayor autonomía de batería y conexión LTE mejorada). 

En lo que respecta a la cámara posterior, lo que pierdes en el iPhone 5C es un sensor un poco más luminoso, el doble flash bicolor “Truetone” y el cristal de zafiro que tiene la cámara del iPhone 5S. Esto, sin ser una diferencia muy grande, sí es algo perceptible. Pero no significa que la cámara del iPhone 5c sea mala, ni mucho menos: hasta hace unos pocos meses era una de las mejores cámaras que había en un móvil. Sin embargo hoy ha sido superada ya no sólo por el iPhone 5s sino por otros smartphones con super cámara como el Lumia 1020 hoy Sony Xperia Z1. En cualquier caso, como decimos, la diferencia es muy pequeña en las fotos, y en la grabación de vídeo, lo único que pierdes es la posibilidad de grabar películas con la espectacular cámara lenta a 120 fps del iPhone 5s.

Rendimiento

Una de las novedades más importantes del iPhone 5s es su nuevo procesador A7 de 64 bits, mientras que el iPhone 5C mantiene el procesador A6, aunque eso sí con un proceso de fabricación más avanzado que lo hace algo más eficiente. En las pruebas de rendimiento, ya habrás podido ver en numerosas comparativas que el nuevo iPhone 5s es, si no el mas rápido, uno de los más potentes teléfonos del mercado, igualando o superando a los móviles Android con procesadores de 4 núcleos a más de 2 GHz y con más de 2 GB de RAM. Sin embargo, lo cierto es que, “en el mundo real”, es decir en el uso del terminal, apenas se aprecia diferencia entre el iPhone 5c y el iPhone 5s. Tal vez es debido a que las aplicaciones normalmente no están optimizadas todavía para los 64 bits del nuevo chip, o que tienes que probar aplicaciones realmente exigentes como juegos muy avanzados para ver las diferencias de rendimiento. Así, nuestra opinión es que, salvo que seas un verdadero obseso del rendimiento, no hay ninguna diferencia entre los dos nuevos iPhone, ya que ambos responden a una excelente velocidad. Lo que sí que puede marcar diferencias es el coprocesador de movimientos M7 que controla todos los sensores del iPhone 5s y permite que las aplicaciones que controlan los movimientos (como las que se usan para hacer deporte o controlar la actividad física) consuman mucha menos energía.

Del mismo modo, en cuanto a la autonomía, hemos encontrado que ambos terminales están totalmente a la par y ofrecen una autonomía muy razonable. Apple indica que ambos modelos ofrecen hasta 10 horas en conversación en redes 3G, 10 horas de reproducción de vídeo y hasta 250 horas de autonomía en reposo. En nuestra experiencia, hemos tenido que cargar los iPhone una vez al día si hacíamos un uso muy intensivo, pero con un uso más relajado y bajando un poco el brillo de la pantalla el iPhone te puede dar dos jornadas de autonomía sin problemas.

Conclusión: elegir es cuestión de gustos, no de calidad

En cuanto a la pregunta de cuál elegir, quizá en muchos entornos se extendió la idea de que esté iPhone 5c es un iPhone de gama inferior, lo que no es ni mucho menos cierto, lo que ha hecho que la gente percibiese el precio como demasiado elevado. Y es verdad que el precio del iPhone 5c es muy alto, pero también hay que tener en cuenta que no es un smartphone de gama baja ni nada parecido: es prácticamente igual de bueno que el iPhone 5s, pero envuelto en un aspecto más colorido y menos serio.

Es posible que no te guste en absoluto que sea de plástico y no de aluminio, o que no te gusten los colores o el diseño del teléfono, y si es así, nadie va a convencerte de lo contrario. Pero si te gusta el aspecto más alegre y amigable del iPhone 5c (y a nosotros nos encanta), simplemente debes saber que en el uso diario no se percibe diferencia de velocidad entre este modelo y el iPhone 5s. Y en el resto de características siempre está a la par o solamente “un pelín˝ por debajo.

Así, que nadie te diga que el iPhone 5c “es el iPhone 5 del año pasado, pero de plástico˝ o que es un smartphone obsoleto ni nada parecido: es un iPhone de gama alta con todas las de la ley, y la única pega a nuestro juicio es que sigue siendo, como todos los iPhone un producto bastante caro. No obstante, como saben los usuarios de iPhone, es también el smartphone que mejor envejece, de manera que, como sucede a menudo, una inversión mayor compensa a la larga… pero eso es algo que debes decidir tú.

Si quieres saber más sobre el iPhone 5S y el iPhone 5C no te pierdas nuestro especial.

Imagen: www.iosxtreme.com

Etiquetas ,
Daniel de Blas

Periodista especializado con más de 18 años de experiencia en tecnología. He sido director de publicaciones como Macworld (dedicada al mundo Apple) o TechStyle (dedicada a electrónica de consumo).

Contenidos Relacionados

Top