e-conomía Mobile

HTML5 y las web móviles roban anunciantes a las aplicaciones

Greystripe es conocida por convertir anuncios de Flash a HTML5 para que pueden verse en apps nativas en su red de publicidad. Este servicio se hizo muy popular porque permite atraer a los clientes con animaciones, secciones interactivas táctiles o a través de clics en los teléfonos Apple sin Flash, en el momento en el que dominaban el mercado de telefonía móvil. Pero ahora la publicidad online está cambiando muy rápido.

Sin embargo, este mercado se está fragmentando, y cada vez hay más usuarios de Android, de Blackberry y quién sabe si muy pronto de Windows Phone 7. Ante esta situación, según los datos de Greystripe, los anunciantes están cada vez más interesados en las webs para móviles que en las aplicaciones nativas.

Por eso la empresa ha decidido dar el salto y expandirse su modelo de negocio hacia una red de publicidad del Flash y el HTML5 a estas nuevas plataformas

La razón de esta fuga de anunciantes se debe a que la nuevas plataformas móviles no disponen de tantas aplicaciones en las que publicitarse como ofrece el modelo Apple. Y también están afrontando este cambio porque se han cansado de tener que hacer una y otra vez la misma aplicación para cada sistema operativo y dispositivo. HTML5 es la solución para ambos problemas, como muchos están descubriendo, por ejemplo, Mozilla.

Los anuncios en el formato rich media tienen un CTR un 56% mayor que los banner estáticos, según Graystripe. HTML5 promete una experiencia de usuario consistente, más rica y más rápida se encuentre en la plataforma que se encuentre, incluso cuando se accede a ellos a través de aparatos que pueden mostrar Flash, dice el presidente de la compañía, Michael Chang.

Su experiencia dice que cuanto más grande es el anuncio más efectivo resulta. Por ejemplo, el mismo anuncio da un resultado mucho mejor en el iPad ya que resulta más atractivo para el usuario porque es más grande.

También se trata de un movimiento defensivo por si alguna vez Apple decide dejar de permitir la publicidad incrustada en las aplicaciones. A principios de verano, la empresa de Cupertino actuó para impedir que compañías como AbMob, de Google, pudiesen operar en sus aparatos. Desde entonces, Apple ha dado marcha atrás, pero no hay garantías de que vuelva a llevar a cabo otro cambio de las normas para favorecer sus propias redes de anuncios incrustados como iAd.

Sin embargo, ni Apple ni ningún fabricante tiene control sobre la publicidad que aparece en las páginas web para móviles. Es cierto que la publicidad en aplicaciones no va a desaparecer, pero tanto las webs como HTML5 se han postulado como una dura competencia.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.