Mobile

Google ya no quiere un Android tan libre

Logo de AndroidGoogle ha cambiado de actitud frente a sus partners en Android. La compañía ha decidido ejercer un control más férreo sobre el desarrollo del exitoso sistema operativo tras una reunión mantenida con más de una docena de ejecutivos de empresas clave en el ecosistema de Android. A partir de ahora, los desarrolladores que cuenten con licencia tendrn que someter sus proyectos para su aprobación, incluyendo aquellos para nuevas sociedades, proyectos de cambio de interfaz, inclusión de nuevas aplicaciones u otros cambios de código.

El principal problema que se plantea a las compañías como HTC, Samsung o LG deberán tener preparadas sus actualizaciones con más margen de tiempo para cubrir los plazos previstos dada la necesidad de una aprobación previa por parte de Google.

Una de las quejas, según señaló Bloomberg, es que la compañía lleva un tiempo pidiendo a sus partners que firmen “una cláusulas de no fragmentación”, que le otorga a la compañía la decisión final de dictar a las diferentes empresas que cambios pueden y no pueden realizar en el código base de Android. En particular, esto no ha gustado entre la directiva de Facebook, ya que esto permite a su gran competidor Google –en campos como la publicidad o la búsqueda social- tener la última palabra para que el hipotético smartphone de la red social pueda funcionar con software de Android.

Bloomberg dio esta información aún cuando el supuesto teléfono de Facebook, por el momento, no ha resultado ser más que un simple rumor y los directivos de la empresa han negado la mayor, desmintiendo que trabajen en dicho dispositivo. Una respuesta, la de Facebook, que se puso en duda desde varios frentes.

En los últimos meses, tanto INQ y HTC estrenaron dispositivos Android integrados con la red social y muchos ya se han olvidado del rumor que anunciaba un teléfono de marca Facebook.

¿Un simple control de calidad?

Pero Facebook no es el único nombre que ha vuelto a salir a la palestra. La compañía Verizon también tuvo problemas porque Google intentó retrasar el lanzamiento de su dispositivo Android porque también utilizaba el motor de búsqueda de Microsoft, Bing.

Por su parte, Google afirma que estás nuevas medidas están relacionadas con “el control de la calidad, resolver los errores en las aplicaciones de manera rápida y con el objetivo de construir una experiencia de usuario”. El resultado ha sido que estas restricciones ya han generado algunas quejas en el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, cosa que no ocurre por primera vez.

En defensa de Google hay que decir que un control un poco más exhaustivo sobre lo que se puede hacer con el sistema operativo Android no sería negativo. Asi quizás no se vean dispostivos en los que Android o Honeycromb no estén bien optimizados. En la carrera de las compañías por tener siempre en su catálogo el último modelo, algunas decisiones en ciertos dispositivos acaban por dañar la experiencia de usuario en un terminal Android. En cambio, si Google utiliza esto como excusa para hacer algo más comprobaciones de errores y controles de calidad, tal y como ha dicho, hay motivos para preocuparse.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.