Mobile

Google no favorecerá a Motorola, según Eric Schmidt

androidEl presidente ejecutivo de Google Eric Schmidt ha tranquilizado a las compañías que trabajan con Android. El acuerdo con Motorola no significa que ésta vaya a ser favorecida. “No violará el carácter abierto de Android”, puntualizó. Esta plataforma es utilizada varios fabricantes potentes, como Samsung o HTC.

Cuando Google compró Motorola el pasado agosto muchos se preguntaron qué deriva iba a tomar el mercado de los smartphones y tabletas. Lo más factible era que todo siguiera más o menos como estaba hasta ese momento, con Android funcionando en dispositivos de diferentes fabricantes.

Sin embargo, no deja de haber resquemores sobre la dirección que Google quiere darle a la división móvil de Motorola que ha adquirido. Con ella se ha hecho con un fabricante de hardware potente y podría tratar de beneficiar estos productos frente a los de otras marcas, que ahora se convertirían parcialmente en competencia.

Pero no parece que la intención de Google sea establecer un monopolio para Android con dispositivos Motorola, al estilo de Apple. El presidente ejecutivo de la compañía Eric Schmidt ha tranquilizado a sus socios comerciales sobre las intenciones respecto a la plataforma móvil.

“En general, con todos nuestros partners, les contamos que el acuerdo con Motorola se cerrará y lo manejaremos de forma clara e independiente para que no viole el carácter abierto de Android” aseguró Schmidt mientras visitaba Corea del Sur. “No vamos a cambiar de ninguna manera nuestra forma de actuar”, indicó el presidente ejecutivo de Google, según recoge Reuters.

Seguir el modelo de Apple no le reportaría beneficios a Google. Al contrario, el crecimiento de su plataforma Android se debe a su flexibilidad  y a estar presente en diferentes marcas. Si el gigante de Internet cerrara el grifo, Microsoft podría captar a los fabricantes que se quedaran de lado. Así, éstos empezarían a centrarse en Windows Phone como su sistema operativo prioritario.

Sobre el autor de este artículo

Pablo G. Bejerano