Mobile

Fitbit retira sus pulseras ‘Force’ del mercado tras las denuncias por sarpullidos

Fitbit retira sus pulseras ‘Force’ del mercado tras las denuncias por sarpullidos
Escrito por Redacción TICbeat

La compañía cede ante las quejas de los consumidores que presentan irritación, sequedad y ampollas en la muñeca en la que han llevado la ‘smart band’.

Fitbit ha claudicado y, finalmente, ha decidido comenzar a retirar del mercado sus smart bands del modelo ‘Force’ (uno de los más vendidos en 2013), tras las reiteradas denuncias de consumidores que aseguraban que les producían sarpullidos e irritaciones en la piel.

El CEO o consejero delegado de la compañía, James Park, ha explicado que la compañía ha detenido las ventas de la pulsera ‘Force’ y que ha iniciado, asimismo, una “retirada voluntaria” de este modelo de las tiendas, según declaraciones recogidas por el diario Los Angeles Times.

Force, el mismo brazalete que situó a Fitbit a finales de 2013 como líder del mercado de los dispositivos wearable, es una muñequera que cuesta 129 dólares y es capaz de medir, entre otras cosas, la cantidad de pasos y escalones que se suben, así como cuántas calorías se queman y cuántas horas de nuestro día se pueden considerar “activas” en cuanto a ejercicio físico.

A principios de año, los foros de la web de Fitbit comenzaron a recibir mensajes de clientes insatisfechos, que denunciaban la aparición de ampollas, sarpullidos, sequedad e irritación en sus muñecas tras llevar la pulsera ‘Force’.

Pese a que, según la compañía, la proporción de afectados es muy limitada, la noticia saltó rápidamente a los medios y Fitbit tuvo que emitir una disculpa pública, así como anunciar que emprendería una investigación para establecer el origen de estos problemas en la piel.

Tras atribuir, en un primer momento, los problemas dérmicos de los clientes a una reacción alérgica al níquel, presente entre los componentes de ‘Force’, Fitbit habló de una posible relación con un fallo en el proceso de fabricación del producto o en las funciones eléctricas del mismo.

En ese momento, el Wall Street Journal recogió las declaraciones de una afectada a la que, tras siete semanas con ‘Force’ en la muñeca, le apareció lo que tenía el aspecto, asegura, “de una herida industrial”, por la cual tuvo que someterse a tratamiento médico. Esta clienta explicó que Fitbit le había ofrecido una compensación financiera por las molestias, que rechazó porque, a su juicio, “la única solución sensata es que ‘Force’ no se siga vendiendo”. Parece que le han hecho caso.

Foto cc:  만박

 

 

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.