Mobile

El triunfo de la fotografía efímera

Escrito por Carlos Domínguez

El envío de imágenes y mensajes que se autodestruyen a los pocos segundos ha encontrado en la comunidad adolescente a su nicho preferente

Miles de jóvenes empiezan a dejar atrás servicios como Whatsapp y Line para pasarse a alternativas como Snapchat y Gryphn, y la propuesta (exitosa) de Facebook para no perder esa cuota de mercado denominada Facebook Poke. Es el triunfo de la fotografía efímera: envío por diversión de mensajes para consumo inmediato sin miedo a que las fotos comprometedoras circulen luego por la red, o queden en la memoria del teléfono de nuestros amigos.

La estrella mediática Justin Bieber, que basa precisamente gran parte de su fama en su presencia en internet, acaba de anunciar estos días una inversión millonaria (1,1 millones de dólares) en Shots of Me, una nueva red social para adolescentes. Es una muestra del enorme interés que existe en la industria por atraer a un target, el del público de entre 12 y 20 años, con fuerte presencia en internet, una enorme actividad en redes sociales, mucha permeabilidad y gran disponibilidad de compra.

Facebook Poke

Con Poke se pueden enviar mensajes con foto o vídeo a otra persona o un grupo y, una vez esas fotos llegan a ojos del receptor, desaparecen a los pocos segundos. La duración de la imagen en pantalla la define quien envía el mensaje, y puede elegir entre 1, 3, 5 o 10 segundos de permanencia. Sin embargo, es posible hacer una captura de pantalla de mensaje recibido, con lo que la seguridad no es total.

Snapchat

Snapchat fundamenta su éxito en la caducidad de los mensajes multimedia que envían sus usuarios, por lo general jóvenes con ganas de entretenerse sin preocuparse de las consecuencias de enviar determinadas imágenes más o menos comprometedoras. Aunque en la práctica su seguridad es discutible (no cifra los envíos y existen aplicaciones que podrían recuperar las imágenes del teléfono una vez eliminadas), cuenta con un valor seguro: está de moda.

Gryphn

Un dato curioso, que la marca ha sabido explotar adecuadamente: no es posible publicar una fotografía de esta aplicación para Android… porque no permite hacer capturas de pantalla mientras está operativa. Valga este ejemplo para escenificar la importancia que Gryphn da a la seguridad en la transmisión de datos. Esta plataforma de mensajería se basa en una premisa: que la gente envía mensajes con información sensible (números de cuentas corrientes, tarjetas de crédito, fotografías, documentos) no porque sea inconsciente de la falta de privacidad en las transmisiones diarias, sino porque no le queda más remedio. Y algo de verdad hay en ello. Por eso ofrece un sistema de cifrado de datos, permite establecer la duración final del mensaje en el dispositivo del destinatario… y no se puede realizar una captura de pantalla.

Wickr

Wickr es a iOS lo que Gryphn a Android. Transmite los mensajes cifrados y sí, también se puede establecer la duración del mensaje una vez recibido, antes de que se destruya para siempre.

 

De todos modos, siempre quedará la opción de hacerle una foto desde otro móvil a la imagen que se muestra en nuestro dispositivo, por muy efímera que esta sea…

 

Sobre el autor de este artículo

Carlos Domínguez