Mobile

El phablet Galaxy Note Edge de pantalla curva de Samsung llega a España de mano de Vodafone

Samsung Galaxy Note Edge.
Escrito por Esther Macías

Vodafone tiene la exclusiva de vender el nuevo buque insignia de Samsung, el phablet Galaxy Note Edge, al menos durante las navidades. La compañía lo comercializa desde hoy a un precio bastante inferior al que tiene en el mercado libre pero ligado a sus ofertas.

La última edición de la feria IFA de Berlín fue muy provechosa para Samsung en materia de lanzamiento de productos. Fue entonces cuando la compañía surcoreana presentó Galaxy Note Edge, un dispositivo con que compite de tú a tú –junto con el Galaxy Note 4– con los teléfonos iPhone 6 y 6 Plus de Apple y que incorpora un peculiar diseño caracterizado por una pantalla curva en los extremos que permite un acceso rápido a aplicaciones de uso frecuente, alertas y funciones del dispositivo –incluso cuando la cubierta está cerrada– simplemente deslizando el pulgar. De hecho, en este dispositivo los usuarios también pueden recibir notificaciones directamente en la pantalla mientras ven vídeos sin que se altere su visionado de estos.

El dispositivo vuelve a ser noticia porque ahora llega a España de mano de Vodafone, quien tiene la exclusiva –al menos durante esta época navideña, “luego ya se verá”, según Celestino García, vicepresidente corporativo de Samsung España– de comercializarlo en nuestro país a través de su tienda online y de sus establecimientos físicos. El terminal, compatible con la red 4G y 4G+ de la operadora, llega en color blanco y con una memoria de 32 GB a un precio sin coste inicial y de 19 euros al mes ligado a la tarifa Red L de Vodafone (la tarifa “estrella” de la operadora que proporciona llamadas ilimitadas y 4Gb de datos móviles por 32 euros al mes), de modo, según indican desde la compañía, que el ahorro del comprador frente a adquirir el terminal en el mercado libre (donde cuesta 899 euros) es de 443 euros. El precio es válido también para las portabilidades de clientes que tuvieran contrato con otra operadora y está asociado con una permanencia de 18 meses en el plan elegido. El teléfono también puede comprarse aunque a otros precios con el resto de tarifas e incluso sin la SIM de Vodafone y, en ese caso, costaría unos 100 euros menos que en el mercado libre.

Nuno Taveira, director de la unidad de Terminales de Vodafone, destacó en la presentación del terminal en Madrid el “equipazo” que es el nuevo dispositivo, del que resaltó su “supercámara y experiencia de cliente, su pantalla curva y las apps que incorpora” y se mostró satisfecho con la venta que la operadora ha realizado este año de dispositivos Samsung. “Hemos vendido 450.000 equipos de Samsung en lo que va de año, 14 modelos de equipos en total, y de ellos seis smartphones”. Entre abril y octubre la compañía vendió unos 188.000 equipos de la familia Galaxy Note.

Celestino García, por su parte, recordó que el modelo Galaxy Edge no llega a todos los países sino a algunos elegidos por Samsung y “España está entre ellos porque los consumidores españoles tienen un uso muy demandante de tecnología”. García destacó del terminal su diseño, la información que brinda y cómo lo hace y el conjunto de apps que engloba. “El ADN de Samsung es la innovación y compartir ésta con partners como Vodafone”, aseveró.

Tecnología de Samsung arropada con servicios de Vodafone

Taveira remarcó que los clientes que elijan comprar este dispositivo con Vodafone dispondrán también de otras prestaciones propias de la operadora. Por ejemplo, la Voz HD, “de modo que mejorará mucho la calidad de la voz, ahora más transparente”; la plataforma de pagos móviles Vodafone Wallet; y el servicio de almacenamiento en la nube Vodafone Cloud. “No hay que olvidar, además, que con Vodafone, si ocurre alguna incidencia en el terminal, por ejemplo una rotura de pantalla, el usuario solo tendrá que esperar cinco días y le será repuesto el dispositivo. Y pagando un poco más al mes aquellos clientes que quieran podrán renovar su móvil todos los años”, finalizó Taveira.

El lanzamiento de Galaxy Note Edge sigue al otro teléfono de gama alta de la compañía, el Galaxy Note 4, que salió al mercado recientemente algo más barato (unos 150 euros) que este último. El hardware, de hecho, a excepción de su pantalla curva es igual al del Note 4 e incluso integra el puntero S Pen con el que la compañía surcoreana persigue impulsar el uso de los smartphones para la escritura manual.

 

 

Sobre el autor de este artículo

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.