Mobile

Los desafíos del desarrollo de aplicaciones móviles en la empresa

smartphones
Escrito por Autor Invitado

El mundo de la movilidad empresarial y la movilización de procesos de negocio disfrutan, desde hace varios años, de una prioridad alta en la agenda de los CIO. Las compañías son cada vez más “móviles” y las claves del éxito pasan por adoptar una aproximación basada en las tecnologías asociadas.

El mundo de la movilidad empresarial y la movilización de procesos de negocio disfrutan, desde hace varios años, de una prioridad alta en la agenda de los CIO. Las compañías son cada vez más “móviles” y las claves del éxito pasan por adoptar una aproximación basada en las tecnologías asociadas. Para ello es necesario disponer de herramientas que proporcionen a los usuarios móviles los servicios que demandan con la rapidez y flexibilidad requeridas, a la vez que gestionen y controlen su uso y seguridad.

Las aplicaciones móviles están transformando la forma en que las empresas interactúan tanto con sus clientes como con sus empleados. Se ha pasado de disponer de la tecnología necesaria para acceder (vía móvil) a los sistemas corporativos, a una etapa centrada en la innovación y transformación. Según datos de la consultora Gartner (‘Market Guide for Rapid Mobile App Development Tools’), para el año 2017 los ciclos de desarrollo de aplicaciones móviles serán menores de dos meses y en 2018 más de la mitad de todas las aplicaciones móviles B2E (business-to-employee) serán creadas por los propios analistas de negocio sin necesidad de codificar una línea.

La mayoría de áreas de TI no pueden seguir el ritmo de la creciente demanda de aplicaciones móviles. Los enfoques tradicionales basados en una Plataforma de Desarrollo de Aplicaciones Móviles (MADP) requieren “skills” muy especializados que suelen ser escasos. Esto implica mayores plazos de entrega y, por supuesto, costes; aunque para algunas organizaciones este enfoque sigue siendo su mejor opción, normalmente centrándose en aplicaciones móviles alrededor del área comercial y del área de operaciones en campo.

Apuesta por ‘agile’

¿Cómo conseguir la agilidad y rapidez que menciona Gartner en su informe? La respuesta pasa por aplicar los principios de “agile” (mayor rapidez y flexibilidad en la entrega) al desarrollo de aplicaciones móviles: las llamadas RMAD (Rapid Mobile Application Development Tool), cuyas ventajas frente al tradicional MADP son las siguientes:

 

Rapidez y sencillez.- Permiten crear aplicaciones de forma rápida y con herramientas sencillas: “Tan fácil como crear una presentación mediante una típica suite de Office” (Gartner). Asimismo, permiten que los cambios de versión se realicen sobre la marcha, actualizando la app en segundos.

 

Menor dependencia de la tecnología.- No se requieren perfiles con “skills” muy técnicos en desarrollo de aplicaciones móviles y las diferentes áreas operativas de las empresas (por ejemplo, logística, operaciones, ventas…) pueden intervenir directamente en la movilización de sus procesos; añadiendo (sin necesidad de codificar) funciones como: servicios de geolocalización, lectura de códigos de barras, captura de firmas, etc.

 

Facilidad de gestión.- La mayoría de las aplicaciones usan su nube propia desde la cual se gestiona la aplicación y se despliega a todos los usuarios. De esta forma, no se requiere nueva infraestructura (servidores, VPN, balanceadores de carga, etc.) También, ofrecen la capacidad de trabajar online y offline, con lo cual se garantiza la integridad de las transacciones.

 

Facilidad de integración con back-end del cliente.- El uso conectores “out-of-the-box” para la movilización de aplicaciones específicas supone una ventaja frente a los desarrollos tradicionales personalizados para un cliente (que suponían entre el 50% y el 75% de los plazos y costes finales). Igualmente, disponen de un “fondo de armario” muy amplio con aplicaciones ya desarrolladas que se puedan reutilizar como templates.

 

Todas las ventajas mencionadas permiten la movilización de aplicaciones de negocio y procesos de cierta complejidad, a la vez que facilitan la publicación continua de múltiples apps móviles en diferentes versiones.  En definitiva, están apareciendo en el mercado nuevas formas de crear aplicaciones móviles de manera más rápida, simple y a menor coste (RMAD) que las tradicionales (MADP), y sin necesidad de requerir perfiles “expertos” en tecnología. Las compañías capaces de adoptar estas soluciones y las conviertan en parte esencial de sus operaciones tendrán más posibilidades de beneficiarse de su potencial para generar valor para sus clientes y darán un paso más para convertir sus negocios en digitales.

 

 

El autor de este artículo es Lucio Martínez de Salazar Sepúlveda, experto en Gobierno TI en Bip, Business Integration Partner.

 

 

 

 

Sobre el autor de este artículo

Autor Invitado