Mobile

Cuatro años de iPad: la tableta que dejó de ser un iPhone grande

Cuatro años de iPad: la tableta que dejó de ser un iPhone grande
Escrito por Redacción TICbeat

La tablet de Apple cumple sus primeros cuatro años con un currículum envidiable: soporte de lectura, herramienta escolar y lienzo de grandes pintores.

El 27 de enero de 2010 Apple anunció la llegada de su primera generación de tabletas, denominadas iPad; dispositivos móviles de funciones muy similares a sus ya exitosos iPhone, pero con mayor potencia y, sobre todo, en una pantalla más grande. Hoy, cuando se cumple su cuarto aniversario, iPad parece haber ganado la batalla contra las reticencias que se encontró al principio.

En los negocios, como en la vida, no se trata de quién lo hizo primero, sino de quién lo hace mejor. Si bien fue Microsoft el primer fabricante en lanzar una línea de tabletas en la década de 2000, que no llegaron más allá de algunos hospitales y tiendas, el lanzamiento de iPad es considerado como el punto de inflexión para el mercado de las tabletas, del que se espera que en 2014 continúen fagocitando las ventas de ordenadores portátiles.

Como ha sucedido con los iPhone, más allá de los resultados de cada trimestre, iPad pasará a la historia como la primera tableta que inspiró a todas las demás. No sabemos qué pasará ahora que competidores como Samsung y Lenovo le pisan a Apple los talones con dispositivos de pantallas gigantescas, pero éstos son algunos de los lugares hasta los que ha llegado iPad en estos cuatro años:

Un dispositivo para el entretenimiento de público maduro

Si bien, al principio, Apple tuvo que luchar, como después hicieron todos sus competidores, para que el público encontrase un motivo por el que comprarse aquello que parecía un iPhone, pero más grande, el uso principal que el público da a sus iPad y a las tabletas parece hoy mucho más claro: el entretenimiento. Las tabletas se quedan, en general, en casa, desde donde sirven para acompañar a sus usuarios, de mayor edad e ingresos medios que los de smartphones, mientras ven su programa de televisión favorito, para seguirlos hasta la cama como antes hacían los libros y los periódicos y para el consumo de contenidos audiovisuales. Hasta ahora, los ordenadores han sido para trabajar y, las tabletas, para desconectar, aunque consultoras como Canalys pronostican que esa tendencia cambie en 2014 y se produzca una mayor canibalización de las ventas de portátiles. Por algo, cuando Microsoft presentó los últimos modelos de su tableta Surface en España dijo que ésa sí sería una tablet para “hacer cosas”. Pero iPad ya sirve para hacer cosas. Repasemos algunas.

Una herramienta escolar

No son las Steve Jobs Schools, ubicadas en seis ciudades holandesas, las únicas que emplean el iPad como material escolar. Por su manejo fácil e intuitivo, culpable de que muchos niños busquen, en vano, una pantalla táctil en libros y televisiones, la tableta de Apple se ha revelado en estos años como una herramienta de gran utilidad educativa, tanta, que ya ha llegado a otros centros, como la Essa Academy de Manchester o el colegio San Ignacio de Loyola de Madrid. Consciente de este potencial, Apple abría recientemente un rincón en su App Store para aplicaciones de uso exclusivamente educativo.

Un lienzo para los artistas

Por su formato y por su carácter táctil, iPad fue empleado, casi desde el principio, para el dibujo. Desde el simple garabateo de un niño o alguien que se aburre hasta las obras del influyente artista inglés David Hockney, quien, a sus 76 años, comenzó a utilizar la tableta de Apple, de la que ha afirmado que se trata de “una herramienta fascinante”, para pintar algunas de sus últimas creaciones. El trabajo de Hockney en iPad no es, para nada, testimonial o anecdótico; el pintor ha retratado los paisajes del hermoso Parque Nacional de Yosemite, en California, con la aplicación Brushes, de Apple, y también ha llegado a componer murales de hasta ocho metros de altura con su tableta, que han triunfado en sus últimas exposiciones.

Una revista personalizada que no mancha

Decíamos antes que muchos usuarios se acuestan con su iPad en vez de con su periódico. Según nos contó hace algunos meses Javier Clarke, director de Mobile & New Media de IAB Spain, esto se debe, entre otras cosas, a la practicidad que han encontrado los consumidores en el uso de este dispositivo que, a diferencia de un diario impreso, “no mancha” los dedos de tinta. Agregadores de contenidos como Flipboard, Feedly o Google Play Kiosco han hallado en los iPad un soporte ideal para su oferta, debido a sus propiedades táctiles y al tamaño ideal de su pantalla, que crean una sensación muy parecida a la de sostener un libro o una revista en nuestras manos.

Lo más robado en Nueva York

Otro dato que rebate el escepticismo que expertos y consumidores manifestaron, en un principio, ante iPad, y que algunos mantienen, es el presentado hace algunas semanas por el Departamento de Policía de Nueva York, que desveló que un 18% de los robos que se produjeron durante 2013 en la ciudad norteamericana tuvieron que ver con un iPhone… o con un iPad. Por algo será-

Foto cc: Nik Morris (van Leiden)

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.