Mobile

¿Cuáles son las aplicaciones preferidas por los políticos?

Apalabrados app juegos
Escrito por Miriam Castellanos

Más de un político se ha visto sorprendido este año evadiéndose con su smartphone en horario laboral. “Shoot Bubble” y “Apalabrados” son las aplicaciones que han protagonizado los casos más sonados entre la clase política en los últimos meses.

Más de un político se ha visto sorprendido este año evadiéndose con su smartphone en horario laboral. “Shoot Bubble” y “Apalabrados” son las aplicaciones que han protagonizado los casos más sonados entre la clase política en los últimos meses.

El ejemplo más vergonzoso que ha encendido las redes sociales ocurrió ayer en la Asamblea de Madrid, en pleno debate sobre el futuro de la sanidad. Los diputados del PP Bartolomé González y María Isabel Redondo fueron pillados jugando al popular juego “Apalabrados” mientras se estaba votando sobre el plan de gestión privada de la sanidad.

La ministra de Trabajo Fátima Báñez, también levantó polémica el pasado mes de junio cuando publicó en Twitter su puntuación tras jugar al “Shoot Bubble” durante la comparecencia de Rajoy sobre el rescate a España. Este descuido sirvió al popular juego de explotar burbujas para alzarse con el primer puesto de las apps más descargadas en dispositivos Android.

Más allá de las fronteras españolas, muchos políticos se han declarado fans incondicionales de algunas aplicaciones. Entre las favoritas están las de mensajería instantánea como “Whatsapp” o “Line”, las versiones móviles de Facebook y Twitter, o populares juegos como Angry Birds, del que el primer ministro, David Cameron, confesó ser adicto.

Según Paolo Vanossi, vicepresidente para España e Italia de madvertise, “de los 2,7 millones de aplicaciones que se descargan diariamente, las de ocio y entretenimiento han sido las grandes triunfadoras del año. El porqué es muy sencillo: los usuarios las prefieren porque gracias a ellas liberan tensiones y escapan de su rutina diaria; si no que se lo pregunten a los políticos’.

Sobre el autor de este artículo

Miriam Castellanos