Mobile

Cómo ganar dinero con apps según Google

En el mercado de las aplicaciones móviles hay un grupo selecto de proyectos que han triunfado internacionalmente y que han despertado el interés de cientos de desarrolladores en todo el mundo. Pero muchos otros no son capaces de generar beneficios o de, por lo menos, recuperar la inversión inicial. ¿Cuál es la fórmula del éxito monetario?

El blog de Google para América Latina ha publicado la historia del desarrollador brasileño Guilherme Schvartsman, fundador de Best, Cool & Fun Games, una empresa que desarrolla juegos móviles como Ant Smasher con el que, según Google, ingresa 2 millones de dólares al año (1,4 millones de euros) mediante la publicidad móvil.

Modelos de Negocio

Muchos desarrolladores tienen la tentación de cobrar por sus aplicaciones, sin embargo los modelos que se basan en la generación de ingresos mediante la publicidad pueden ser también muy positivos, incluso más. Schvartsman asegura lo siguiente:

Los brasileños realmente prefieren descargar contenido gratuito. Por eso nos estamos alejando del todo de la versión paga de nuestra aplicación. De hecho, 80 % de nuestros ingresos provienen de la versión gratuita de la aplicación”.

No el único caso. Recientemente un desarrollador llamado KreCi publicó su curva de ganancias para demostrar que los ingresos por publicidad pueden ser crecientes con una buena estrategia.

El gran impulso que pueden ofrecer las redes sociales no puede ser olvidado y según Schvartsman debe de ser tomado en cuenta en el desarrollo de las aplicaciones móviles. Las apps que tengan posibilidades o características  para compartir en las redes sociales tendrán mejores oportunidades que el resto.

AppCircus Madrid

ReadWriteWeb en español trae AppCircus a Madrid para buscar la mejor aplicación móvil.

Para inscribir aplicaciones o asistir al evento consulta la página oficial de AppCircus en Madrid.

El post de Google se puede leer en este enlace.

Imagen vía El Blog de Google para América Latina

Sobre el autor de este artículo

Edgar Camelo