Mobile

Aumenta la frustración entre los desarrolladores Apple

Desde que Apple anunció su nuevo plan de suscripción para cobrarse el 30% de la facturación de las aplicaciones,  la ira de los desarrolladores no ha parado de crecer. Algunos ven difícil mantener la estructura de negocio y otros se ven ya en quiebra.

Las primeras reacciones lo calificaron de anticompetitivo, codicioso y calificativos peores. Pero el tiempo está dando visibilidad a los problemas reales de esta decisión: la asfixia a los pequeños estudios. Empresas que han construido un modelo de negocio en torno a las normas existentes previamente, con un margen de beneficio ajustado a esas condiciones. Servicios de software as a service, vendedores de eBooks, oferta de música por streaming son algunos ejemplos.

Sin margen para una tasa del 30%

Los improperios del cofundador de Last.fm, Richard Jones,  conforman una de las respuestas más coloridas ante esta decisión de Apple y que probablemente sea la más representativa. Jones dijo en un chatroom de IRC: “Apple acaba de j*der las subscripciones de música online para el iPhone”. Jones dejo caer que Apple puede estar preparando su propio servicio de streaming y que por lo tanto está intentando eliminar a la competencia. Sea verdad o no, Jones defiende que “muchos servicios no pueden sobrevivir cediendo un 30% de los ingresos”. En el caso de su compañía -ya hemos informado las dificultades para lanzar Spotify en Estados Unidos– no puede imaginarse unos “márgenes que lleguen cerca del 30%”.

Problemas para modelos de financiación alternativa

Readability acaba de anunciar que su aplicación para iOS ha sido rechazada por Apple ya que la startup no estaba gestionando su servicio según las directrices del nuevo plan de suscripción.

Readability ofrece un servicio en el que rediseña páginas Web para hacer el contenido online más legible. Los usuarios pagan una cuota mensual para usar Readability, la que ofrece un modelo de financiación único para los editores, la compañía les da un 70% de la facturación. En una carta abierta dirigida a Apple, Readability asegura que si se implementara “el sistema de compras In App, vuestra tasa del 30% minaría drásticamente una de las premisas más importantes del funcionamiento de Readability”.

Sin sitio en la tienda para grandes catálogos

Jim Dovey, antiguo jefe del equipo de Apple Platforms para el vendedor de eBooks Kobo, ha aportado otro argumento. Según están las cosas hay un tope en el número de objetos que puedes vender a través de las compras In App. De acuerdo con Dovey, este sistema “sólo permite 3.000 o 3.500 artículos diferentes dentro de tu catalogo. Kobo y Amazon tienen alrededor de 2,5 millones de títulos cada uno”.

La falta de satisfacción no sólo llega de los desarrolladores o las compañías que han invertido en el entorno para terceros de Apple. PaidContent.org informa que hay algunos reguladores antimonopolio que están investigando el sistema de suscripciones de Apple.

Readability asegura que considera que Apple está en todo el derecho de establecer las reglas por las que se comercializa dentro de su canal y para ejecutar programas en sus dispositivos, sin embargo su servicio dejará de intentar estar dentro del entorno Apple.

Seguramente otros seguirán el mismo camino dedicando sus esfuerzos a las aplicaciones Web o a sistemas operativos móviles alternativos. La batalla entre  iPhone y Android continúa.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.