Mobile

Apple Pay, funcionamiento y claves del sistema de pagos móviles de Apple

ApplePay
Escrito por Elías Notario

Apple ha decidido incursionar en el negocio de los pagos móviles con la plataforma Apple Pay de la que a continuación te explicamos cómo funciona y cuáles son sus principales claves.

Apple por aquí, Apple por allá, en las últimas horas no se habla de otra cosa. Y es que ayer tuvo lugar el muy anunciado evento de la compañía, en el que presentaron lo que todos esperábamos seguro, nuevos iPhone más grandes, y también lo que no estaba claro del todo, su propio reloj inteligente y un sistema de pagos móviles, el cual finalmente han bautizado con el nombre de Apple Pay y el mismo que no logra la cuadratura del círculo precisamente pero que sí tiene todas las papeletas para convertirse en el primer sistema de pagos de este tipo que alcance la escala masiva.

Entrando en materia, Apple Pay realmente no difiere en demasía de otros sistemas de pagos móviles disponibles, ni a nivel tecnologías implicadas ni tampoco respecto al proceso de pago en sí. Afinando más, la cosa va más o menos así: el usuario añade a PassBook las tarjetas de crédito/débito que quiera con tan sólo tirarles una foto o importa a la app la configurada en la cuenta de iTunes; seguidamente acerca alguno de los nuevos iPhone, o el reloj inteligente de la empresa (que también soporta Apple Pay) al TPV del establecimiento de turno al mismo tiempo que pulsa el botón/lector de huellas del dispositivo para verificar el pago y listo, el iPhone o el reloj compartirá la información necesaria con el TPV mediante tecnología NFC y transacción finalizada.

Fácil, rápido, y según Apple, también muy seguro. ¿Por qué? Pues básicamente gracias a que, por un lado, los dependientes dejan de poder ver información personal como el nombre y apellidos, el número de la tarjeta o el código de seguridad, y por el otro, porque los números de tarjeta reales no se almacenan en el dispositivo ni en servidores, en vez de eso el sistema asigna un número único a cada tarjeta que a su vez se guardan de forma encriptada y segura en un chip concreto diseñado exclusivamente para Apple Pay llamado Secure Element, generándose además en cada transacción un código aleatorio para validarlas y permitiendo deshabilitar el sistema remotamente vía Find my iPhone (obviamente esto es lo que la compañía nos vende, hay que esperar a que los expertos en seguridad le metan mano al invento y ver si todo es tan seguro como parece o por el contrario existen posibles fallos).

Por último, importante tener en cuenta que Apple Pay también se puede integrar dentro de aplicaciones. O dicho de otra manera, aquellos desarrolladores que quieran podrán añadir una opción en sus apps para que los usuarios que lo deseen paguen bienes y servicios vía el sistema que nos ocupa.

Los socios y los comprometidos usuarios, el quid de la cuestión

Despachado el sistema en sí, lo verdaderamente interesante es que Apple ha conseguido lo que nadie había sido capaz hasta ahora: que varias grandes entidades financieras, las tres principales redes de pago mediante tarjetas a nivel mundial, y unas cuantas grandes cadenas de establecimientos estadounidenses, se suban al carro de su plataforma de pagos móviles.

Concretamente, la plataforma es compatible con tarjetas American Express, Visa y MasterCard, que son las que usa todo el mundo; además, la empresa ha alcanzado acuerdos con los bancos más populares, que gestionan el 83% de todas las compras vía tarjeta de crédito que se realizan en los EE UU, y también con cadenas de establecimientos de renombre allí como McDonald’s, Whole Foods Market o Walt Disney World Resort (sumando las tiendas de todas las cadenas, Apple Pay estará presente en 220.000 establecimientos comerciales).

Vamos, que todos o casi todos los usuarios estadounidenses de iPhone 6 e iPhone 6 Plus, los dos nuevos smartphones de la compañía que decíamos y los únicos compatibles con Apple Pay junto al smartwatch, podrán realizar pagos móviles y en un número serio de establecimientos, lo que seguro un número importante hará por dos razones: una, en general los usuarios de Apple confían mucho en la empresa, así que el factor “no uso esto que no me fío” se desdibuja, y dos, porque el sistema es muy simple de utilizar, tanto que la mayoría de ellos ni siquiera tendrán que configurar una tarjeta de crédito porque como apuntamos es posible importar a PassBook la configurada en la cuenta de iTunes.

¿Triunfará Apple Pay?

Llegados hasta aquí, la pregunta del millón de dólares es si Apple Pay conseguirá cuajar y convertirse en la primera plataforma de pagos móviles usada de forma masiva y no sólo por los cuatro apasionados de la tecnología de turno. Nadie lo sabe, pero por nuestra parte nos remitimos a los expuesto al comienzo: en base a lo que conocemos, y al menos en los EE UU, tiene todas las papeletas para lograrlo.

Ahora sólo queda esperar. En octubre Apple Pay comenzará a funcionar en EE UU. No mucho después deberían empezar a aparecer los primeros informes de penetración, y nuevas informaciones sobre movimientos relacionados con la expansión a otros mercados (Apple dejó claro que están trabajando para llevar Apple Pay a diversos mercados en un futuro próximo).

Sobre el autor de este artículo

Elías Notario

Redactor especializado en tecnología e Internet, ahora por @eldiarioes y @ticbeat. Cofundador de la tienda online de regalos desdegaiaconamor.com