Mobile

Apple Pay, un desconocido para la gran mayoría de usuarios de iPhone 6 en EEUU

Apple Pay
Escrito por Mihaela Marín

El último estudio realizado por PYMNTS.com revela que pese al tímido aumento de usuarios de Apple Pay (de momento solo disponible en EEUU) registrado en los últimos seis meses, todavía una gran mayoría (85%) declara que jamás lo han probado.

A finales del año pasado Apple lanzaba su propio sistema de pagos por NFC con la esperanza de posicionarse en un sector que está en el punto de mira de la mayoría de las compañías tecnológicas. El servicio se introducía oficialmente en el territorio de Estados Unidos el mes de octubre, aprovechando el clima favorable generado por el estreno del iPhone 6 y 6 Plus. Aun así, el movimiento del gigante de Cupertino no ha sido suficiente para llevar a gran escala el hábito de pagar a través de los dispositivos móviles.

Los estudios que han tomado el pulso de los primeros resultados obtenidos después del lanzamiento de Apple Pay en Estados Unidos demuestran que el pago digital es todavía una tecnología en fase de asimilación muy lenta. 

Al cabo de casi seis meses de su primer informe, la compañía especializada en pagos PYMNTS.com en colaboración con InfoScout han sacado a luz los últimos avances de la plataforma de pago a través de otro estudio llamado “Apple Pay By The Numbers: Adoption and Behavior”. En realidad los datos obtenidos no hacen referencia a ningún progreso significativo, sino más bien a un proceso que tiene un largo camino para adelante.

Después de encuestar a más de mil usuarios de iPhone 6 y iPhone 6 Plus, se ha llegado a la conclusión de que sólo el 6% de estos usan el servicio de Apple Pay (del 5% registrado en noviembre del año pasado), un 9% lo han usado alguna vez pero lo han dejado de hacer, mientras que la gran mayoría de 85% jamás lo han probado.

¿Por qué el servicio no se ha convertido en un hábito recurrente? Según el estudio, casi un tercio de los que probaron el sistema pero no volvieron a usarlo reconocieron que el motivo es porque se olvidaron de su existencia.

Frente a este resultado está claro que si Apple quiere acelerar el proceso de adopción tiene que hacer mayores esfuerzos para entrenar la memoria de sus usuarios y recordarles que pueden usar su dispositivo móvil de la misma forma que su tarjeta de crédito, explican los expertos.

Y una forma de hacerlo podría ser empezar desde el propio punto de venta dado que un 31% de los usuarios entrevistados desconocían si el comerciante era afiliado o no al sistema de pago por NFC de Apple.

Por otro lado, alrededor del 20% se manifestaron a favor de otro medio de pago que podría ser dinero en efectivo, una tarjeta de crédito o un método relacionado con un sistema de recompensas.

Otros datos del informe se refieren a otros aspectos inhibidores del servicio Apple Pay para los usuarios de iPhone. La mayoría, el 37% de los entrevistados, han declarado que están conformes con el método actual de pago y no tienen motivos para cambiarlo, un tercio no sabe cómo funciona el sistema, mientras que un 15% mantienen sus reservas ante éste por cuestiones de desconfianza en la seguridad del sistema.

Pero no todo son malas noticias para los objetivos de Apple de crear un ecosistema de pago digital. Es evidente que hay dificultades para convertir en usuarios frecuentes a los que han estado probando el servicio, pero no se puede decir lo mismo de los que ya lo usan habitualmente. De estos, un 30% ha declarado haber decidido comprar o no en función de si el comerciante disponía del método de pago de Apple y de este porcentaje, un 80% han tomado esta decisión más de una vez.

Aunque la compañía de Cupertino tiene que encontrar una manera de agilizar la adopción de Apple Pay entre sus usuarios de iPhone 6, parece que hay también algunas señales que indican que al menos está por el buen camino. A principios de este mes Apple anunciaba que el número de locales que usan el servicio de pago por NFC ha aumentado de 220.000 a 700.000.

Las cifras no son relevantes en cuanto al uso real a la plataforma, pero son suficientemente llamativas para que los representantes del sector retail empiecen a pensar en formas de renovar sus infraestructuras de pago delante de los cambios tecnológicos y del gran flujo de usuarios de teléfonos inteligentes.

Imagen principal 

 

Sobre el autor de este artículo

Mihaela Marín

Mi interés por la tecnología ha nacido cuando me he dado cuenta de que nos permite ver el lado escondido de la realidad. Todavía quedan muchas cosas por descubrir y suficiente curiosidad para entender lo que realmente somos. Especializada en Periodismo y Marketing, he podido compartir experiencias con profesionales del mundo empresarial tecnológico. Siempre en búsqueda de ideas, escribo para hacer conocido el trabajo innovador, capaz de cambiar los problemas en soluciones.

  • Gabriel Cuesta Arza

    Mi tarjeta de crédito no necesita pilas, mi iPhone 6 sí, más de una vez, en viajes largos fuera de casa me he quedado sin batería en el móvil, afortunadamente no pago con él, si no me habría quedado tirado.