Mobile

Apple contra la ley de Murphy

iPhone
Escrito por Rafael Claudín

La compañía de Cupertino patenta diferentes métodos para evitar que el iPhone aterrice sobre la pantalla cuando se caiga al suelo.

La tostada siempre cae por el lado de la mantequilla, así dice una de las formulaciones más populares de la ley de Murphy. O, aplicado al mundo tecnológico, el iPhone siempre cae por el lado de la pantalla. Es, de hecho, una de las principales causas de rotura de los smartphones, que tienden a perder la pantalla antes incluso que la batería. Pues bien, Apple se plantea muy en serio la batalla contra la ley de Murphy.

Aunque algunas de sus propuestas suenen a broma. La compañía ha presentado una patente, la 8.903.519, bajo el epígrafe “Mecanismo protector para un dispositivo electrónico”, en la que detalla las diferentes propuestas que está contemplando para resolver el problema de las roturas de pantalla que se producen cuando se cae accidentalmente el iPhone. Algunas de ellas, más surrealistas que otras.

Conceptos surrealistas

La que parece más viable es el uso de la vibración interna del motor para variar ligeramente su trayectoria para que aterrice de lado o sobre la parte trasera. También se podrían utilizar los auriculares a modo de correa de seguridad. Pero Apple también estudia la posibilidad de incorporar unas pequeñas alas retractables para modificar la aerodinámica o la inclusión de unos pequeños ductos de gas que hagan las veces de propulsores.

Teniendo en cuenta que las patentes son públicas y que la compañía de Cupertino tiene gusto por el secretismo, no habría que descartar que esté jugando al despiste y no se está tomando en serio algunas de las propuestas que plantea. Quizá realmente el uso de la vibración sea su objetivo, teniendo en cuenta que las otras opciones suponen también un cambio estético que no sería de su gusto.

Con todo, nada de esto resuelve el principal problema: cómo sabe el móvil a qué distancia se encuentra del suelo para prevenir la caída. Como señala ExtremeTech, haría falta incorporar un nuevo elemento en el móvil: un sensor ultrasónico que permitiera detectar la distancia y actuar en consecuencia. La ley de Murphy retoma su origen: más que para resignarse ante el sino, para poder prevenirlo antes de que suceda.

Sobre el autor de este artículo

Rafael Claudín

Rafa M. Claudín ha trabajado durante más de 15 años como periodista especializado en tecnología de consumo en medios como PC Actual, Computer Idea, Tech Style o la versión española de Gizmodo, además de colaboraciones en diversas revistas de videojuegos y otras más generalistas como QUO.