Mobile

Análisis: Samsung Galaxy S6 Edge

GalaxyS6_edge_ticbeat
Escrito por Marc Corredera

El Galaxy S6 Edge de Samsung, con Android 5.0, trae un frontal curvado y una pantalla Quad HD de 5,1″, procesador de 8 núcleos de 64-bit y cámara de 16MP.

La nueva generación Galaxy S de Samsung ha sufrido una completa renovación en lo relativo a diseño y calidad de acabados, lo que ahora irá en línea con las grandes prestaciones del buque insignia de la compañía coreana.

Este análisis podría aplicarse perfectamente al Galaxy S6 “convencional”, pues las únicas diferencias respecto al Galaxy S6 Edge, el que analizaremos aquí, residen en el formato curvado del frontal (incluida la pantalla), la funcionalidad de la llamada “pantalla Edge”, cambios en la distribución del botón de bloqueo de pantalla y acceso a la tarjeta SIM, una leve diferencia en peso, y unos pocos mAh de diferencia en capacidad de batería. Por lo demás, S6 y S6 Edge se pueden considerar el mismo producto.

Acabados del dispositivo y sensaciones

El Samsung Galaxy S6 Edge es un teléfono muy distintivo en acabados si lo comparamos con la anterior generación, y se nota que la marca se ha esmerado por justificar el precio del producto. La elegancia a simple vista va en clara consonancia con las sensaciones que uno recibe al sostener el terminal.

Ambas caras son de cristal resistente a arañazos, habiéndose utilizado la reputada calidad de la cuarta generación de Gorilla Glass. Evidentemente, eso no quita de que seamos cuidadosos a la hora de manejar el terminal pues, al fin y al cabo, un producto tecnológico tiene que cuidarse como se merece.

El Galaxy S6 Edge es un producto bastante ligero, bien engastado y de manejo seguro al sostenerlo, en el que también destacará el perfil completamente metálico que, además, ensalza un vistoso contraste entre las caras de cristal.

La cara delantera se curva en los flancos, aportando ello una insignia propia en diseño, pero no toda la curva forma parte de la pantalla de 5,1″ de este dispositivo. De hecho, al ver películas es muy probable que la imagen solo se distribuya en la área plana.

En el Galaxy S6 Edge no falta una luz delantera de notificaciones y un puerto de infrarrojos, pero probablemente sí se eche en falta un compartimento para utilizar una tarjeta de memoria. De cualquier modo, puesto que no hay cubierta trasera, para acceder a la bandeja de la nano-SIM ubicada en el lado superior será preciso utilizar una herramienta especial incluida en el paquete de venta.

Al darle la vuelta al teléfono uno apreciará claramente como el objetivo de la cámara sobresale del resto de la superficie, algo que no importa mucho desde el punto de vista de manejo del terminal, pero que considero expone la integridad física de la lente. Por suerte para el propietario de este Galaxy, dicha lente está protegida por cristal Gorilla Glass 3, el mismo que se ha utilizado para el botón mecánico de la cara delantera.

Uno de los detalles que Samsung se ha encargado de pulir se tiene que ver con una mejor presentación del flash LED y del sensor biométrico, convenientemente en línea con el resto de la superficie del área trasera.

¿Algo que añadir como conclusión para este primer apartado? Si el teléfono descansa sobre una superficie rígida y completamente plana, para agarrarlo será preciso apoyar un pulgar sobre uno de los lados y con el otro pulgar levantar el terminal: es prácticamente inviable alzarlo verticalmente.

Software: aplicaciones, interfaz y sistema operativo

El Galaxy S6 Edge trae sistema operativo Android 5.0 Lollipop y, como es habitual, también se utiliza su particular interfaz TouchWiz que, guste o no, resulta ser muy completa y funcional. ¿No te convence su aspecto? No tendrás más que descargar e instalar alguno de los launchers disponibles en Play Store.

¿Qué se puede comentar a cerca de la adaptación de Android por parte de la marca coreana? Me gustaría exponerlo a través de los siguientes puntos, a mi modo de ver lo más clave para cualquier tipo de usuario:

  • Pantalla Edge, para acceder a una serie de contactos favoritos, o revisar nuevas notificaciones de correo, mensajes de texto y llamadas perdidas.
  • Smart Stay, o lo que es lo mismo, mantener la pantalla iluminada mientras se mira en dirección a ella.
  • Gestos especiales para silenciar el dispositivo, realizar una captura de pantalla, o contestar automáticamente al acercarse el terminal a la oreja. Nada que no pueda obviarse.
  • Seguridad Knox, lo que se convierte en un buen extra para analizar si el dispositivo cuenta con un riesgo de contagio por parte de malware, ya sea por haber instalado una aplicación o por cuestiones relacionadas con la visita de páginas de dudosa credibilidad.
  • Modo sencillo, una forma simple de cambiar el aspecto de la interfaz del Galaxy S6 Edge. Puede ser propicia para un usuario no muy dado a teléfonos inteligentes.
  • Pantalla Multi Window, para correr dos aplicaciones simultáneamente. El usuario podrá decidir el ancho que se adjudica a cada app.
  • Modo Ultrahorro de energía, que convierte el terminal en un producto limitado en prestaciones, como si se manejara un móvil de la pasada década de los 90.

GalaxyS6_edge_ticbeat._ui1

La pantalla Edge de terminal Galaxy es una de los puntos a destacar, cuya razón de existencia es el poder advertir la llegada de notificaciones (llamadas perdidas o notificaciones de aplicaciones instaladas) o acceder a determinada información, como por ejemplo los resultados deportivos proporcionados por Yahoo!

La pantalla Edge se puede despertar con su simple gesto sobre el borde de la pantalla, cuando el dispositivo se encuentra bloqueado. Asimismo, Samsung ha incluido una variante llamada “People Edge”, para tener accesibles las notificaciones específicas y relativas a cinco contactos escogidos.

Sensor de huella dactilar y biométrico

Samsung ha mejorado sustancialmente el funcionamiento del sensor de huella dactilar y el sensor biométrico, siendo una experiencia más llevadera a nivel práctico y, lo más importante, efectiva.

Si bien con el Galaxy S5 y Galaxy Note 4 el desbloqueo por huella dactilar no gozaba de plena efectividad en la lectura, con el Galaxy S6 Edge se resuelve al cien por cien la comodidad de uso del sensor. Ahora ya se podrá desbloquear fácilmente el teléfono con una sola mano, sin necesidad de deslizar el dedo sobre el sensor, simplemente apoyando el pulgar sobre él. Dicho y hecho.

El software de Samsung permite configurar hasta cuatro huellas dactilares, requiriendo el proceso de unos quince pasos (no es un número exacto tal como he podido comprobar).

Otro de los sensores característicos en el Galaxy S6 Edge es el que mide la frecuencia cardíaca. ¿Cómo? Para ello hay que iniciar la modernizada aplicación S-Health, buscar el apartado “Frecuencia Cardíaca”, situar el dedo índice sobre el sensor y esperar a que la aplicación nos dé el resultado. En esta ocasión, la aplicación muestra el avance porcentual de la medición, una forma de advertirnos de que la actividad transcurre correctamente.

GalaxyS6_edge_ticbeat._ui2

¿Qué utilidad tiene este sensor? Está claro que es un recurso que puede emplearse por personas mayores, por cualquiera que padezca del corazón y necesite controlar la frecuencia cardíaca con regularidad, o por deportistas que, además de de conocer la progresión en sus ejercicios, quieran conocer la actividad de su corazón tras un periodo de ejercicio físico. S-Health guardará un histórico, por lo que resultará práctico la consulta a posteriori de los datos medidos en el tiempo.

Rendimiento, procesador y autonomía

Lo cierto es que el rendimiento del Galaxy S6 Edge no se puede poner en tela de juicio, siendo ello gracias al procesador Exynos 7420, de 8 núcleos, arquitectura de 64-bit y tecnología de 14nm: cuatro núcleos corriendo a 1,5Ghz y otros cuatro a 2,1Ghz.

Una de las cosas que he hecho es instalar AnTuTu, la aplicación de benchmark para Android, con la que se ha obtenido una puntuación de 65.007: por el momento el valor más alto del listado, por delante del Meizu MX4 y del OnePlus One.

¿Qué rendimiento y prestaciones cabe esperar en juegos? La prueba de fuego la he realizado con Modern Combat 5 y Real Racing 3, dos títulos con gráficos al más alto nivel que permitirán evaluar las cualidades de la GPU Mali T760 elegida por Samsung. Prueba superada con nota alta. Durante la ejecución de los juegos mencionados, el teléfono se ha calentado ligeramente, pero nada que vaya a alarmarnos y nada que no sea normal teniendo en cuenta que incrementará el rendimiento del dispositivo.

GalaxyS6_edge_ticbeat._ui3

El Galaxy S6 Edge se maneja bien, sin que haya observado lag alguno al desplazarme por los escritorios, menús y opciones de la interfaz. Todo ha transcurrido con normalidad. ¿Qué me ha revelado la experiencia en lo relativo a autonomía de batería?

Era uno de los apartados que quería estudiar a conciencia, pues la capacidad de batería es de solamente 2600mAh. Cierto es, según se dice, que la tecnología de 14nm reduce el consumo energético. ¿Hasta que punto? A mí me ha preocupado más el principal protagonista a la hora de restar porcentaje de batería, que es la pantalla.

En un uso normal del teléfono, con la iluminación de la pantalla siempre fija en un 75%, he llevado a cabo tres mediciones relativas al uso común de un teléfono inteligente:

  • 90 minutos reproduciendo vídeo consumirá entorno a un 12% de energía
  • Jugar 60 minutos a un título como Real Racing 3 restará alrededor de un 22%
  • Grabar vídeo durante 40 minutos nos dejará con un 22% menos al final del día

Los valores al grabar y reproducir vídeo me han convencido, aunque no tanto al jugar con uno de mis juegos favoritos que, también es cierto, exige bastante más a la CPU y GPU del terminal.

Antes de terminar el apartado me gustaría comentar dos puntos más que creo importantes en lo relacionado con la autonomía del Galaxy S6 Edge:

  • El teléfono cuenta con una modalidad de carga rápida, lo que significa que se puede recuperar un 40% de energía en tan sólo 21 minutos (medición propia).
  • Dentro de los ajustes del software contaremos con una modalidad “ultrahorro de energía”, que impulsará la autonomía de forma sustancial, aunque cambiando el aspecto de la interfaz de usuario y limitando las funciones del móvil, aunque se podría seguir utilizando Facebook, WhatsApp o Google Plus. Esta modalidad doblará la autonomía de este Samsung Galaxy, siendo impactante el ver la pantalla sin color y en escala de grises.

Fotografía y grabación de vídeo

La cámara trasera del Galaxy S6 Edge, que es la misma que la del Galaxy S6, será un gran valor añadido para los que quieran el teléfono para algo más que comunicarse. El terminal trae una cámara con 16MP máxima resolución, estabilizador óptico de imagen (OIS), tecnología IR, y apertura F1.9.

¿Cuál es su rendimiento? Tanto el enfoque como el proceso de captura son de lo más rápido que haya visto hasta el momento, pudiéndose obtener imágenes de forma secuencial manteniendo el dedo sobre el botón virtual en pantalla. También hay que comentar que el objetivo de la cámara permite acercarse mucho a un objeto para definir bien los detalles, y así obviando el uso del zoom digital.

Con el software de Samsung se activará la función de cámara, desde la pantalla de bloqueo, pulsando dos veces sobre el botón frontal. Incluso será interesante tomar fotografías empleando comandos de voz, lo cual resultará ideal para hacerse selfies con las garantías en calidad de la cámara trasera.

¿Calidad y definición de imagen? El S6 Edge no decepciona y cumplirá, o incluso superará, las expectativas del usuario más exigente. Colores vivos, máxima nitidez de imagen y claridad incluso en escenas con luz menos agradecida. Mi recomendación es dejar marcada la resolución máxima de 16MP con ratio de imagen 16:9, aunque se pueden elegir otras opciones con menos resolución: por ejemplo, 12MP y ratio 4:3 o 8.9MP y ratio 1:1.

En mi muestra fotográfica a 16MP, con más de 200 elementos, los tamaños de archivo han oscilado entre los 2,1MB y los 11,4MB, dependiendo de la composición e iluminación de la escena.

¿Sabías que Samsung ha definido en fotografía dos modalidades de cámara para diferenciar las necesidades de cada usuario? Con el modo auto apenas se podrán realizar algunos ajustes sobre la resolución de la imagen, flash, temporizador, aplicar algunos efectos de color y activar HDR. Pero con el modo Pro, el usuario tendrá más ajustes donde elegir, ya sea la ISO, el nivel de exposición, el balance de blancos, la medición y, también clave para este modo, la posibilidad guardar tres configuraciones independientes.

¿Cómo resuelve el Galaxy S6 Edge en fotografías panorámicas? Perfectamente, exhibiendo una gran calidad de imagen y un fiable proceso de captura y almacenaje de la instantánea. ¿Y cómo se comporta el teléfono al tomar fotografías de noche? En función del tipo de escena, es decir, en función de los elementos que proporcionan o cuentan con iluminación, es más que probable que convenga emplear el modo de cámara Pro a fin de ajustar la ISO: en algunas capturas, con lugares bien iluminados y a media distancia, la imagen se ha obtenido con mejor color e iluminación al utilizar una ISO 100, evitándose así una exposición excesiva e inapropiada que proporcionaría una ISO automática. 

En cuanto a grabación de vídeo, el Galaxy S6 Edge no cuenta con tecnología 4K, aunque sí es capaz de llegar a una resolución de 3840×2160 píxeles, y obtenerse de esta forma una mayor nitidez en la imagen. 60 minutos en uHD ocuparán un espacio en memoria alrededor de 20GB, unos 8GB más que si se hubiera escogido una resolución de 1920×1080 píxeles y 60 fotogramas por segundo.

Por otro lado, el teléfono almacenará los vídeos en formato MP4, contará con un enfoque estable en planos generales, aunque convendrá indicar de forma manual un reajuste del enfoque en caso de cambiar radicalmente de plano. Se ganará en tiempo y solamente habrá  que tocar sobre la pantalla.

Con el Galaxy S6 Edge se puede grabar a cámara lenta o en movimiento rápido con una resolución máxima de 1280×720 píxeles (HD), lo que contrasta con las cualidades del Galaxy Note 4, que sí es capaz de grabar en movimiento rápido en FULL HD. Una vez recogidas las secuencias, se podrá proceder a la edición del contenido para cambiar los puntos en los que se quiera incrementar o reducir la rapidez de los movimientos.

Para finalizar este apartado, el Samsung Galaxy S6 Edge cuenta con una cámara delantera de 5MP, que proporciona imágenes muy claras, aunque no tan nítidas como las que se obtendrán con la óptica de la cámara trasera. Quizás los resultados sean suficientemente satisfactorios si lo único que se pretende es compartir un recuerdo a través de las redes sociales.

Reproducción de medios y juegos

Utilizar un smartphone para reproducir vídeo y música mp3 es algo básico para mí, y del Galaxy S6 Edge esperaba lo mejor teniendo en cuenta la tecnología que incorpora. ¿Cuál fue el primer test al iniciar las pruebas? Valorar la calidad de audio que es capaz de ofrecer, que es verdaderamente alta si se emplean unos auriculares con buenas prestaciones. En mi caso dispongo de unos Philips Fidelio L2, que brindan sonido de alta fidelidad.

La aplicación de música de Samsung trae un buen número de ajustes, incluyéndose un  ecualizador manual de 7 bandas, varios efectos de sonido y unas pocas configuraciones para balancear medios, agudos y graves. Yo he manejado únicamente la banda de 60Hz y 16Khz, y también he activado el efecto de graves. Así de simple.

GalaxyS6_edge_ticbeat._ui8

Si cambiamos de tercio, al reproducir vídeo es donde deberemos notar las cualidades de la pantalla Super AMOLED del Galaxy S6 Edge. La resolución del terminal, Quad HD, obligará a utilizar contenidos de buena calidad para exprimir la tecnología de pantalla.

¿Habitual de YouTube? No dejes de configurar tu móvil para que utilice la máxima resolución posible, ahí residirá la diferencia con respecto a dispositivos con resolución de pantalla de 1920×1080 píxeles.

¿Quién no utilizará su teléfono inteligente para jugar? Es difícil resistirse a grandes títulos como Temple Run 2, Asphalt 8 y Real Racing 3, o Modern Combat 5. Si tienes un Galaxy S6, o Galaxy S6 Edge, es casi obligado descargar títulos que puedan marcar la diferencia entre utilizarse en pantallas corrientes o pantallas con las cualidades de este móvil de Samsung. Merece la pena, la verdad.

La GPU Mali T760 hará un buen trabajo para definir los elementos gráficos en juegos de acción, más allá de la simplicidad de títulos como Candy Cash o Apalabrados. El terminal no se calentará en exceso, y menos aún se apreciará el calor que desprende el interior si lanzamos juegos sencillos de unas pocas megas de peso.

¿Algo que reprochar el terminal? En realidad sí, la ubicación del altavoz ahogará el sonido si agarramos el terminal por ambos extremos: algo que me ha sucedido al jugar a Asphalt 8.

Conectividad y almacenamiento

Desde el punto de vista de conectividad contaremos con Bluetooth, wifi y NFC, así como tecnología Mirrorlink y Miracast. Esta última resultará muy útil para duplicar la pantalla del móvil en una televisión de gran formato, y así compartir contenido digital, mostrar algo de Internet o echar un vistazo a las redes sociales.

Por otro lado, me resulta curiosa la capacidad “Download Booster”, que combina una red wifi con una red 4G/LTE para, según la marca, impulsar la velocidad de descarga de datos. ¿Tiene sentido para usuarios particulares? No lo creo, y menos aún cuando el objetivo de conectarse a una red wifi es ahorrar en datos móviles.

¿Qué puedo decir de la capacidad de almacenamiento? Sinceramente me desagrada la idea de no poder utilizar una tarjeta de memoria micro SD para tener espacio extra en caso necesario. El futuro comprador de un Galaxy S6 Edge deberá pensar bien si comprar la versión de 32GB, de 64GB o de 128GB. En mi opinión, la primera opción acabará siendo justa si a uno le gustan los juegos de calidad, grabar vídeo en uHD, tener una buena colección de música y llevar algún capítulo de su serie de TV favorita.

Hay que pensar que la versión de 32GB apenas tendrá unos 25GB para libre disponibilidad, pues el resto se reserva al sistema operativo. Al final resulta muy fácil llenar el espacio en memoria. Lo ideal sería apostar por la opción de 64GB, a no ser que se quiera  el teléfono prácticamente sólo para llamar, mandar mensajes, navegar por Internet y tomar unas pocas fotografías.

Experiencia en línea

¿Buscas un smartphone para navegar por Internet y disfrutar de las redes sociales? El Galaxy S6 Edge será una buena elección para explorar páginas web pues su comportamiento es excelente, ya sea por la velocidad de carga de los contenidos, la definición de imagen obtenida, y la inmediata respuesta al realizar gestos sobre la pantalla.

El terminal trae tecnología 4G, que garantiza una carga rapidísima de los contenidos, así como 3GB de RAM para que todo corra con fluidez aunque tengamos más aplicaciones corriendo en segundo plano.

En redes sociales y mensajería instantánea, este teléfono de Samsung, al igual que cualquier otro smartphone con Android, será un producto para estar conectado a Facebook o Google Plus, comunicarse a través de WhatsApp, Hangouts o Skype, o revisar el trending topic de Twitter. ¿Qué más se podría pedir? Aunque cada uno es libre de elegir, yo siempre me decanto por la instalación del teclado oficial de Google, disponible gratuitamente en Play Store. En mi opinión, será más funcional y efectivo.

Conclusiones finales

Ningún smartphone es perfecto, al menos considerándolo de forma generalizada, pero el Samsung Galaxy S6 Edge es un teléfono que marca la diferencia, ya sea por la calidad de los acabados, la curva del frontal, las prestaciones de la cámara o la calidad de sonido al reproducir música.

Sin embargo, hay detalles que hubiera preferido fueran distintos: tener más capacidad de batería, para que el usuario pudiera disfrutar más tiempo de uso entre carga y carga; no eliminar la opción de emplear una tarjeta de memoria; y haber apostado por un sistema de dos altavoces.

En cualquier caso, la nueva generación Samsung Galaxy S representa un notable cambio, en el que hay un balance exquisito entre las  prestaciones técnicas y las cualidades en diseño.

Características básicas del Galaxy S6 Edge/Galaxy S6:

  • Procesador de 8 núcleos con arquitectura de 64-bit y tecnología de 14nm
  • Pantalla Super AMOLED Quad-HD de 5,1″
  • Cámara trasera de 16MP y frontal de 5MP
  • Batería integrada de 2600mAh
  • Memoria interna disponible en capacidades de 32GB, 64GB y 128GB
  • Sensor de huella dactilar y sensor biométrico

 

Sobre el autor de este artículo

Marc Corredera

Especialista en tecnología, con más de 5 años de experiencia analizando dispositivos móviles. Soy un apasionado de la fotografía y un exigente de la calidad de audio al escuchar música.