Mobile

Alemanes y británicos son más celosos de su privacidad en los wearables, según un estudio

Alemanes y británicos son más celosos de su privacidad en los wearables, según un estudio
Escrito por Redacción TICbeat

Una encuesta a usuarios de cinco países muestra importantes diferencias geográficas y por edad en cuanto a la aceptación de nuevos usos.

Un estudio elaborado por la firma de investigación de mercados GfK sobre la aceptación de nuevos usos para los smartwatches desvela una tendencia llamativa: los alemanes y los británicos son especialmente cuidadosos a la hora de introducir nuevos datos en estos dispositivos.

La encuesta, realizada entre 1.000 usuarios de smartphone de cinco países –China, Alemania, Corea del Sur, Reino Unido y Estados Unidos- señala importantes diferencias por países en cuanto a la acogida que nuevas aplicaciones como la identificación personal, los billetes de viaje, el pago electrónico o el historial médico. Con una constante: alemanes y británicos son mucho más reticentes a adaptar nuevos usos que impliquen el flujo de datos personales.

Es con un tema tan delicado como con el uso de los smartwatches para temas sanitarios con el que se advierten las mayores diferencias. La encuesta preguntó a los entrevistados si estarían interesados en el uso de un smartwatch para proporcionar a los médicos u hospitales su historial. Mientras el 69% de los consultados en China dijeron estar interesados, esa cifra se reduce al 50% en Estados Unidos, al 43% en Corea del Sur, a un tercio de los encuestados en Reino Unido y a una cuarta parte en Alemania.

La discrepancia es sustancial también en el interés en el uso de los smartwatches como forma de identificación segura para iniciar sesión en dispositivos y cuentas. Mientras China muestra el mayor interés, con un 68% de sus encuestados favorables a esta aplicación, en Estados Unidos la aprueba poco menos de la mitad, un 49%. En Corea del Sur se queda en un 37%, y Reino Unido (33%) y Alemania (25%) son los más dudosos.

Proporciones similares se dan en el interés de los entrevistados por la posibilidad de utilizar estos relojes inteligentes como billetes de viaje o como método de pago electrónico. Los chinos parecen los más abiertos a ambas aplicaciones: un 65% estaría interesado en usar su smartwatch como billete y un 54% en emplearlo para transacciones. La mayoría de los coreanos también se plantea el uso como billete (54%), aunque tienen más dudas respecto a lo de pagar con él (28%). Estadounidenses, alemanes y británicos partidarios de ambos usos vuelven a quedarse por debajo de la mitad de los encuestados.

Diferencias también entre grupos de edad

Otra tendencia interesante que apunta la encuesta tiene que ver con la relación entre la edad de los entrevistados y su interés por estas nuevas aplicaciones: cuanto más mayores son, menos recelosos se muestran. Por ejemplo, el interés en el uso del smartwatch como método de identificación aumenta con la edad: mientras el 42% de los jóvenes de entre 16 y 29 años lo aprueba, en el grupo de los 30 a los 49 asciende a 46% y alcanza un 48% en los mayores de 50 años. Según Gfk, estas diferencias entre los grupos de edad quedan también patentes en la aplicación de los relojes conectados al historial médico, ya que el interés por utilizar un smartwatch para guardar los datos sanitarios, aseguran desde la firma, aumenta con la edad.  

Foto cc: Kārlis Dambrāns

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.