La absurda presentación de SuperPaquito, una tableta para niños

La empresa española de juguetes Imaginarium ha presentado una tableta dedicada a los más pequeños, SuperPaquito. Está construida sobre un sistema Android modificado hasta crear una nueva interfaz, adaptada a las necesidades de padres y niños, con elementos didácticos y protección. Es un producto que podría llamar la atención, pero en el evento de presentación han destacado más la puesta en escena, los trucos de un mago y un animador que no paraba de hablar con palabras empezadas con ‘super’: superespecial, supernervioso, superpresentación.

A la entrada de la tienda de Imaginarium del número 55 de la calle Serrano, en Madrid, un par de animadores daban la bienvenida con cara sonriente y actitud entusiasta. Decían frases como “bienvenidos a la superpresentación de SuperPaquito” y otras por el estilo. Preguntaban a la gente su nombre y lo repetían poniendo un ‘super’ delante.

Ya en el escenario, había imágenes de la tableta, pero ésta físicamente no se veía por ninguna parte. Ante un nutrido grupo de espectadores – periodistas, empleados de Imaginarium e incluso algún padre con su hijo – uno de los animadores dijo sentirse ‘superdisgustado’ porque no encontraba a ‘SuperPaquito’ y sin él no podría haber ‘superpresentación’. Para ese momento, cada vez que se repetía el prefijo ‘super’ el grado de exasperación general daba un saltito más. Aunque quizá había gente que lo pasaba bien porque cuando se le preguntó al público con voz de Fofó “¿alguien ha encontrado a SuperPaquito?”, éste respondió “nooooo”.

“Supersusto”, “supersonreír”, “superaplauso” y llega Félix Tena, presidente Imaginarium S.A., que sale al estrado para introducir el evento. “Nos preguntábamos si la tecnología era buena o era mala”, señala en referencia a la decisión de fabricar una tableta. La respuesta a su duda fue que era buena. Alguien debió ofrecer argumentos convincentes a favor de la tecnología y es posible que estos argumentos estuvieran compuestos de números: el precio de SuperPaquito es de 299 euros. Pero eso sólo se sabrá unos cuantos ‘super’ más tarde, en el turno de preguntas.

¿Y dónde está SuperPaquito? Pues en una caja negra, como de esas que utilizan los magos. Extraño, pero no. Porque hay un mago en el evento. Lo presentan como ‘el guardián’ de SuperPaquito. Él, Félix Tena (presidente de Imaginarium S.A.) y Elena López (directora de innovación de Imaginarium S.A.), que sube al estrado, hacen aspavientos por encima del cubo negro para convocar a la tableta, que finalmente se muestra al público.

Qué ofrece SuperPaquito a padres y niños

En una exposición con trucos de magia intercalados, el director técnico del proyecto detalla las características de la nueva tableta. Está especialmente diseñada para niños. Se basa en Android, pero el sistema operativo está muy modificado para adaptarse a las necesidades de los padres y para complacer a los niños.

SuperPaquito permite que convivan varios entornos. Uno de ellos es el de los padres, desde el que se tiene acceso a las tiendas de aplicaciones y a Internet en su conjunto. A partir de ahí, se pueden dar permisos a los perfiles personales de los niños (admite varios cuentas) para que accedan a una determinada aplicación o puedan ver una página web o un vídeo.

El entorno de los niños está compuesto por el contenido al que los padres han dado su permiso. Incluso el correo electrónico, ya sea de Gmail, Yahoo u otro proveedor, está limitado y se pueden controlar los mensajes que recibe el usuario. Se trata de un sistema de listas blancas, en el que los administradores de la tableta tienen que volcar el contenido a los perfiles personales de los niños para que éstos puedan acceder a esa oferta.

Cuando el director técnico de SuperPaquito está hablando de la interfaz para los padres, el animador de antes interrumpe para pasearse entre el público construyendo una frase en la que el 90% de las palabras (excepto artículos y verbos conjugados) están precedidas de ‘super’. El director técnico le mira, algo confuso. También él parece estar flipando. Después continúa con su explicación.

El dispositivo lleva preinstaladas algunas aplicaciones destinadas al aprendizaje del niño, en campos como el inglés, temas de estudio en el colegio o conocimientos generales. También se puede llevar un control de las tareas del usuario en el hogar, con una tabla actualizable y donde los padres pueden valorar el trabajo de sus hijos.

SuperPaquito tiene una pantalla de 9,7 pulgadas, con cámara frontal y trasera, 1 GB de RAM y procesador Cortex A8 a 1 GHz. La respuesta táctil se demora un poco. Su precio es de 299 euros.

El evento de presentación termina con un “¿alguna superpregunta? Sólo tenéis que superlevantar la mano”.

Etiquetas

Contenidos Relacionados

Top