Seguridad

Tirón de orejas de la Unión Europea a Google, Facebook y Twitter por la privacidad

Trabajadores por cuenta propia crean la primera Asociación Europea de Autónomos

La lenta velocidad a la que las firmas norteamericanas de base digital -Google, Facebook y Twitter- están adaptándose a las normas de privacidad europeas está cansando a las autoridades comunitarias.

Las laxas políticas de protección de datos y las condiciones de uso abusivas y engañosas que las principales plataformas online imprimen en el Viejo Continente han traído consigo un importante tirón de orejas de las instituciones comunitarias. Y es que ha sido la comisaria europea de Justicia, Consumidores e Igualdad de Género, Vera Jourova, la que ha emitido un comunicado para criticar la operativa de compañías como Facebook, Twitter o Google.

La política liberal, de origen checo, ha pedido a estas firmas digitales que ajusten sus términos de usuario a la legislación imperante en la Unión Europea, en tanto que considera muy escasos los esfuerzos de estas empresas -todas ellas de origen norteamericano- a la hora de proteger los derechos de los consumidores.

“Las normas de consumo de la UE deben respetarse y si las empresas no cumplen, deberían enfrentar sanciones”, ha explicado Jourova. “Algunas compañías ahora están haciendo que sus plataformas sean más seguras para los consumidores. Sin embargo, es inaceptable que esto todavía no esté completo y que lleve tanto tiempo”.

La misma comisaria ha destacado que estas redes sociales, en tanto que funcionan como plataformas publicitarias y comerciales, deben ajustarse a las mismas reglas que cualquier proveedor de servicios. Entre ellas, las preocupaciones más acuciantes para Bruselas pasan por la responsabilidad de las compañías a la hora de eliminar los contenidos o aceptar las intenciones de los consumidores.

Por el momento, el trío estadounidense ya ha acordado enmendar algunos de los términos que limitaban su responsabilidad, así como ha eliminado la obligación de que los usuarios europeos tuvieran que elevar sus quejas en California, y no dentro del Viejo Continente. Igual de importante es que las tres firmas hayan acordado cambiar los términos que liberan a las empresas de redes sociales del deber de identificar el contenido comercial y patrocinado para evitar fake news, contenidos terroristas o mensajes ofensivos.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.