Seguridad

‘Se venden centenares de armas ilegales cada mes’: razón aquí

La ‘deep web’ no solo sirve para traficar con drogas o información sensible: también es una realidad el mercadeo ilegal de armas y munición. Un estudio pone datos a este fenómeno.

La existencia y el funcionamiento de la Internet oscura o profunda (usados comúnmente como sinónimos, pese a existir diferencias entre ambos términos) no es ninguna novedad. Mucho se lleva hablando desde hace años de su empleo para traficar con drogas, información confidencial, ataques cibernéticos e incluso asesinatos por encargo. Sin embargo, nunca se ha sabido a ciencia cierta cuánto había de ficción y cuánto de realidad en el tráfico ilegal de armas.

Un nuevo estudio, realizado por investigadores de RAND Europe y disponible aquí, arroja algo de luz al respecto de la venta de armas en la ‘deep web’. En concreto, cifra en 136 las armas, explosivos y productos relacionados (como munición) que se comercializan cada mes en la Internet profunda, con una facturación de alrededor de 80.000 dólares. Pistolas, rifles y subametralladoras son las armas más vendidas en todo el mundo, usadas principalmente por mafias, criminales y ahora también terroristas. Por ejemplo, se cree que las armas empleadas en el tiroteo de Munich en 2016 fueron compradas en las entrañas de la Red.

Silk Road: una startup de 1.000 millones y una cadena perpetua

En total, unos 52 vendedores fueron descubiertos por los investigadores, los cuales ofertaban armas y accesorios como municiones, explosivos y silenciadores. El también estudio encontró 811 listados de productos en 18 diferentes mercados web oscuros. Para comprobar si las operaciones se estaban realizando de manera real o era un simple artefacto publicitario, los científicos contrastaron cada venta con el sistema de feedback y comentarios de cada portal, similar a los usados por tiendas al uso como Amazon o eBay.

Asimismo, este informe contrastó otros detalles importantes que ya presuponíamos como el tipo de moneda empleada en los pagos de estas armas ilegales (principalmente criptomonedas como el bitcoin) o los mecanismos para ocultar las armas cuando eran enviadas a sus compradores. En ese sentido, los vendedores suelen esconder las pistolas en impresoras o televisores para que puedan pasar los controles del servicio postal sin ser detectadas, además de dividir en pequeñas piezas cada arma que eran transportadas en distintos paquetes que dificultaban su hallazgo por parte de las autoridades.

 

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.