Seguridad

El robo de las imágenes íntimas de famosas: un misterio que quizá nunca se resuelva

El robo de las imágenes íntimas de famosas: un misterio que quizá nunca se resuelva
Escrito por Manuela Astasio

Charlamos con el analista Jaime García, que nos advierte de las dificultades de borrar por completo el rastro de una fotografía en la red.

El robo y filtración de imágenes íntimas de varias actrices de Hollywood continúa derramando ríos de tinta y, en vista de que la palabra iCloud se repite a menudo en ellos, Apple, a una semana de su gran evento del año, se ha apresurado a negar que se deba a una brecha de seguridad en su sistema de almacenamiento en la nube. Entonces, ¿cómo ha sucedido todo? Probablemente, nunca lo sepamos.

Así lo cree el analista independiente Jaime García Cantero, quien explica a TICbeat que, aunque un ataque masivo a Apple parece menos probable y la compañía de Cupertino suele ser muy cuidadosa en sus mensajes oficiales, es difícil descartar cualquier hipótesis de raíz.

¿Accedieron los ciberdelincuentes a los servidores de Apple y buscaron en ellos las imágenes que les interesaban? ¿O, por el contrario, hallaron una forma de dirigir su ataque a las cuentas o dispositivos de todas estas estrellas? “Ninguno de los casos que hemos investigado son resultado de ninguna brecha en ningún sistema de Apple, incluyendo iCloud”, reza un comunicado emitido por la compañía.

Hace apenas tres días un usuario anónimo subió a uno de los foros de la comunidad 4chan.com una serie de imágenes y vídeos íntimos de varias estrellas de Hollywood, que parecen haber sido robados de sus dispositivos móviles o de sus cuentas personales. Muchas han sido tomadas con iPhone, aunque hay quien dice que otras proceden de dispositivos Android.

García señala que existen varios debates abiertos respecto a si el robo de las imágenes se ha producido a partir de un fallo en Apple o de un fallo a nivel de usuario. “Un ataque a Apple es menos probable, y no solo por la complejidad que entraña, sino también porque sus servidores contienen tal volumen de información sin etiquetar que no parece posible que los atacantes den justo con la que necesitan”, reflexiona.

Pero, incluso en el caso de que el fallo se hubiera producido a nivel de usuario, las imágenes podrían haber sido robadas a través del teléfono de las afectadas… o de sus cuentas personales. Si los atacantes hubieran accedido a estas cuentas mediante otros dispositivos distintos al del titular, advierte García, “Apple ya no tendría las manos tan limpias”.

En cualquier caso, reflexiona, las fotografías y los vídeos sustraídos parecen tomados “para ser compartidos” con alguien. Y en la red, recuerda, resulta muy difícil eliminar por completo todo rastro de una información, especialmente cuando ésta se envía a otra persona, aunque solo sea una. “Las imágenes podrían ser robadas no a través de las afectadas, sino de la persona a quienes las enviaron. Quien se hace fotos así normalmente las hace para enviarlas a alguien”, comenta.

La imagen de Apple, dañada

A juicio de García, probablemente, la reacción de Apple no solo se debe a que la compañía de la manzana esté muy segura de que no ha sufrido un ataque masivo, sino que también forma parte de la estrategia de defensa de quien se está preparando para lo peor. Y lo peor no solo tiene que ver con las posibles querellas que algunas de estas actrices emprendan no solo contra los ciberdelincuentes, sino también contra la firma de Cupertino, sino que se refiere, además, a las pérdidas millonarias que Apple podría afrontar si no repara los daños que este caso ha hecho y todavía puede hacer a su imagen corporativa.

Poco después de que las imágenes se filtraran, Kirsten Dunst, una de las afectadas, escribió con sarcasmo en su cuenta de Twitter, “gracias, iCloud”. Apple es una marca especialmente bien posicionada en Hollywood. Entre las imágenes y vídeos íntimos que un usuario anónimo subió a uno de los foros de la comunidad 4chan.com –así es como se conoció el ataque– destacan, además de Kirsten Dunst, las de la ganadora de un Oscar Jennifer Lawrence (en la imagen), Ariana Grande y Kate Upton.

“La seguridad absoluta no existe”

García pronostica que, probablemente, al escándalo por la filtración de las imágenes le siga una fase de psicosis hacia los peligros de la nube. “Pero las psicosis suelen tener poca justificación”, apunta. García se sorprende a diario por la idea tan difusa que muchos usuarios tienen todavía sobre cómo funciona el almacenamiento cloud. Muchos, asegura, guardan las imágenes que toman con su móvil sin saber verdaderamente dónde las alojan.

No obstante, García tampoco cree que el almacenamiento local sea una panacea respecto a este tipo de problemas de seguridad. “No hay más que recordar la cantidad de teléfonos móviles que se roban o se pierden a diario en cualquier gran ciudad”, indica. De igual forma, recuerda, tampoco tiene sentido que todo lo que subimos a redes públicas como Facebook es seguro, porque “lo que hoy no nos parece comprometedor, nos lo puede parecer mañana”, resalta.

Estos días los expertos recomiendan a los usuarios que utilicen una clave distinta para cada cuenta, que todas sus contraseñas sean robustas y que empleen sistemas como el de doble autenticación siempre que sea posible. Pero, pese a que más niveles de protección implican más seguridad, la seguridad absoluta, a juicio de García, no existe. “Los hackers nunca revelan sus trucos, pero está claro que son capaces de acceder casi a cualquier cosa que se propongan. Pero estos ataques son complicados, y en general los motiva el retorno que brindan a quien los efectúa”, comenta García, en referencia al impacto que las imágenes de una actriz famosa pueden tener frente a las de una desconocida.

Foto cc: Marco Manna

Sobre el autor de este artículo

Manuela Astasio

Soy una periodista especializada en nada, que ha pasado por Deportes, Agroalimentación, Cultura y por la delegación de Efe en México DF. Ahora me toca hablar de nuevas tecnologías y redes sociales, cosa que hago con mucho gusto y un poco de cinismo.