Seguridad

Orlando da carpetazo al programa de reconocimiento facial de Amazon

Amazon proporcionó a Orlando su servicio de reconocimiento facial a finales de 2016 como una forma de detectar contenido ofensivo y garantizar la seguridad pública, pero las preocupaciones de privacidad y respeto por los derechos humanos han tumbado el proyecto.

A veces, con la innovación disruptiva que aguarda en cada esquina, tendemos a olvidarnos de principios básicos que nos definen como sociedad, incluyendo los mismísimos derechos humanos. Y, a veces y solo a veces, algunas autoridades deciden dar marcha atrás en esta particular desventura con el fin de devolver la sensatez a un mundo cada día más perdido.

Un buen ejemplo de ello lo encontramos en la ciudad de Orlando, en Florida (EEUU), cuyo gobierno acaba de dar carpetazo a un programa piloto de reconocimiento facial después de las quejas de varios grupos de defensa de los derechos humanos. Para estos colectivos, la iniciativa -llevada a cabo junto al gigante Amazon y su tecnología Rekognition- suponía un enorme riesgo y posibilitaba usos que podrían violar las libertades civiles.

El contrato finalizó la pasada semana, tras lo que no ha sido renovado. Orlando fue una de las varias jurisdicciones de los Estados Unidos a las que Amazon proporcionó su servicio de reconocimiento facial a finales de 2016 como una forma de detectar contenido ofensivo y garantizar la seguridad pública.

El consumidor español recela de su privacidad digital pero exige que las marcas lo conozcan

Durante el programa piloto, Orlando no utilizó la tecnología en ninguna investigación real y no se utilizó ninguna fotografía de ciudadanos de a pie. Así que, por el momento, desconocemos el impacto de este sistema en un caso de verdad, aunque sí sabemos por otros experimentos similares -en Oregón, para ser más exactos- donde la herramienta de Amazon logró identificar cuatro caras con más del 80% de similitud con un ladrón de ferreterías que, posteriormente, fue encontrado tras una búsqueda manual en Facebook.

Un gran avance, qué duda cabe, pero que plantea enormes interrogantes en torno a la privacidad y los derechos individuales de los ciudadanos. Como recoge Reuters, el mes pasado, más de 40 grupos de derechos civiles enviaron una carta al presidente ejecutivo de Amazon, Jeff Bezos, diciendo que la tecnología era susceptible de generar “abusos” y de “usarse para empoderar a los estados de vigilancia policial“. Este mismo lunes, la agrupación local de la Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos envió una carta similar a los líderes de la ciudad, explicando que las personas “deberían tener la libertad de caminar por la calle sin ser vigilados por el gobierno”.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.