Seguridad

Nueva operación de la Policía Nacional contra la piratería de videojuegos

Escrito por Marcos Merino

Los implicados vendían, a través de varias webs de productos de segunda mano, packs de videojuegos y terminales neutralizadores.

La Policía Nacional ha desmantelado esta semana tres laboratorios en los que se fabricaban dispositivos electrónicos destinados al pirateo de videoconsolas. Según explica el propio Ministerio del Interior en un comunicado, “estos aparatos permiten suprimir las medidas de seguridad de las consolas de una prestigiosa marca para poder usar en ellas juegos ilegales”. En los cinco registros realizados (cuatro en domicilios y uno en una oficina empresarial) en las ciudades de Alicante, Valencia y Sevilla se han realizado 3 detenciones y se han incautado “más de 1.150 dispositivos de neutralización, múltiples videojuegos piratas y más de 1.000 tarjetas microSD y adaptadores”.

Los implicados (ahora acusados de delitos contra la propiedad intelectual) recurrían a webs de productos de segunda mano para vender packs de videojuegos (ofrecidos en tarjetas microSD que contenían 100-300 juegos pirata) y dispositivos de neutralización de las medidas de protección antipiratería (facilitando que los juegos pirateados pudieran funcionar en consolas originales), todo ello por un valor de entre 15,80 y 95 euros. Finalmente, el caso fue denunciado por un representante legal de la Asociación Española de Distribuidores y Editores de Software de Entretenimiento (ADESE).

Una vez que los agentes tuvieron toda la información, verificaron que en dos páginas web (propiedad de sendas sociedades mercantiles) y en múltiples anuncios de dos plataformas de segunda mano se estaba llevando a cabo la venta de los dispositivos electrónicos y juegos ‘piratas’ denunciados por la ADESE. Tras diversas gestiones, se logró identificar a los responsables de dicha mercantilización y gracias a la incautación de documentos sobre la comercialización de los dispositivos se pudo comprobar que su ilícita actividad (que camuflaban entre la venta legal de otros productos) les había reportado “un gran volumen de facturación”.

Ya el pasado mes de abril, la Policía Nacional detuvo al vecino de un municipio madrileño por un caso similar: se había embolsado 54.000 euros en tres años realizando más de 220 envíos de dispositivos antipirateo a través de una app móvil.

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.