Seguridad

Me han grabado en la playa y lo han publicado ¿qué hago?

vídeos de bañistas grabados por mirones en las playas
Escrito por Lara Olmo

La presencia de smartphones en cualquier parte y situación se lo pone muy fácil a los ‘cibervoyeurs’, que en verano encuentran el escenario ideal para grabar a bañistas y subirlo a la red.

Con la proliferación de los smartphones y la constante evolución de las nuevas tecnologías, nos hemos convertido en reporteros en potencia. Solo necesitamos Periscope para publicar vídeos en directo y recurrir a las redes sociales para que circulen por la red. Pero ¿qué ocurre si nos graban sin consentimiento en situaciones comprometidas o privadas?.

Este tipo de infracciones son más frecuentes de lo que nos imaginamos y más proclives en determinadas épocas del año. De hecho, todavía no ha llegado el verano y ya pueden encontrarse en Youtube vídeos de “cibervoyeurs” que filman a mujeres en las playas, haciendo topless o en bikini.

Por supuesto estos vídeos carecen de propósito informativo y son grabados de forma clandestina. Por eso constituyen delitos contra la intimidad de las personas.

En los próximo 5 años los datos móviles crecerán un 1000%

Pero muchas veces las víctimas no saben que su imagen ha sido utilizada por terceros sin su consentimiento; como decíamos, la presencia de móviles con cámara se ha vuelto algo tan habitual y extendido, que cada vez es más complicado certificar cuándo se producen las infracciones. Y a veces quien se entera no emprende acciones legales.

Esto suele ser porque existe un gran desconocimiento de esta legislación. 

Cuando se trata de un hecho noticioso, las imágenes captadas pueden subirse a la red o publicarse en cualquier medio de comunicación. Por ejemplo si informamos del tiempo que se espera en Valencia es inevitable que aparezcan personas en la playa, pero esta imagen es accesoria a la noticia.

Lo que ocurre es que los casos de las bañistas grabadas de extranjis no representan en ningún caso contenido informativo.

Estas grabaciones contienen la imagen de personas, y esta es un dato personal, puesto que las identifica. Para tratar los datos de una persona se requiere el consentimiento de esta. Sin ese consentimiento no podemos tratar esas grabaciones y por tanto está prohibido publicarlas.

Por eso, cuando se detectan estos delitos lo que hay que hacer es intentar localizar al propietario del dominio, foto o vídeo y solicitar su retirada de la web.

Si no se consigue, desde la Asociación de Internautas recomiendan denunciar el hecho a la policía, y también podemos acudir directamente a la Agencia de Protección de Datos.

Ventajas del nuevo reglamento europeo de protección de datos

 

Vía | internautas.org

 

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.

  • Voluntad Digital

    Desgraciadamente es cada vez más común que se tomen y publiquen fotos o vídeos de personas sin su consentimiento. Cada vez recibimos más consultas de este tipo. Por nuestra experiencia con estas situaciones recomendamos que la persona afectada reciba asesoramiento profesional antes de actuar para no destruir pruebas (si, por ejemplo se quiere denunciar el caso) y para conseguir la eliminación de los contenidos ilegítimos (a menudo es difícil dar con el responsable del sitio y conseguir que los borre voluntariamente).