Seguridad

Madrid puede presumir de ser la capital europea de los ‘bots’

España es el quinto país con más dispositivos infectados conectados a la Red y Madrid supera a Estambul y Moscú como el principal caladero de ‘bots’.

Quizás Madrid no haya conseguido ser nunca la sede de unos Juegos Olímpicos (lo intentamos en 2012, 2016 y 2020 con igual fracaso) ni sea la guarida de ningún organismo internacional relevante (con excepción de la Organización Internacional del Turismo). Pero la capital española ha logrado un mérito todavía mayor, siempre según el prisma desde el que se mire: ser la reina y señora de los ‘bots’ a escala europea.

No en vano, Madrid concentra el 4,64% de todos los equipos infectados conectados a Internet, superando a otras ciudades más propias de este tipo de amenazas cibernéticas como Estambul (4,62%) o Moscú (4,59%). De hecho, tan paradójico es el fenómeno que tan sólo la capital es capaz de tener más ‘bots’ que todos los Países Bajos juntos, a su vez el octavo país europeo con mayor tasa de estos equipos.

A escala nacional se repite el patrón y Madrid ostenta un holgado liderazgo en esta clasificación de dudosa honorabilidad. Así pues, la ciudad del oso y el madroño representa el 72,07% de todos los ‘bots’ registrados en España, seguida muy de lejos por Barcelona, con un 14,81%, y Derio (Vizcaya) con un 1,57%.

Más de la mitad del tráfico online procede de bots

Todos ellos son datos de un reciente estudio de Norton, filial de Symantec, en el que también se señala a Europa como el gran polo de esta actividad delictiva: el Viejo Continente concentra casi una quinta parte (un 18,7%) de todos los ‘bots’ del mundo. Rusia, Italia, Alemania y Turquía son los principales polos de esta tendencia, seguidos de una España que cuenta con cerca de un ‘bot’ por cada 30 habitantes.

Recordemos que las redes de ‘bots’ son una de las herramientas favoritas de los ciberatacantes en la actualidad, ya que con ellos pueden controlar de forma remota un sinfín de dispositivos -desde PCs hasta smartphones, objetos conectados o wearables- desde los que propagar malware, spam o cualquier otro tipo de fraudes online sin que el usuario afectado se de cuenta.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.