Seguridad

Los españoles recelan de la autenticación biométrica

La biometría propone soluciones alternativas a las contraseñas para el Internet de las Cosas

Seis de cada diez españoles siguen prefiriendo las contraseñas a los nuevos métodos de autenticación biométrica, como las huellas dactilares o el reconocimiento facial.

Cada vez más smartphones incorporan mecanismos de autenticación mediante parámetros biométricos, ya sean huellas dactilares, reconocimiento facial, escaneo ocular –incluso de oreja– o el reconocimiento por voz. Sin embargo, los usuarios españoles siguen sintiendo importantes recelos ante este tipo de tecnologías, mostrándose más proclives a seguir utilizando sus contraseñas de toda la vida.

Así lo asegura una reciente encuesta de YouGov y GMX a 1.000 españoles, en el que un 63% de los consumidores elige utilizar contraseñas frente a la autenticación biométrica a la hora de iniciar una sesión online. En cuanto a las técnicas biométricas, el sistema más utilizado es la huella digital (11%), un 2% prefiere el reconocimiento por voz y tan sólo un 1% el escaneo del ojo y el reconocimiento facial.

Existen varias razones por las que existe escepticismo acerca de las contraseñas alternativas: el 36% de los participantes del estudio no quieren que las empresas guarden o utilicen sus datos personales. Otro motivo que preocupa a los encuestados es no poder acceder a sus datos personales en caso de sufrir una disfunción personal, aunque este punto demuestra el cierto desconocimiento de los usuarios sobre esta tecnología, ya que siempre existe un método alternativo de acceso.

Asimismo, más de un tercio de los españoles (35%) afirma que les preocupa el incremento de los delitos en la red a través de estos métodos de autenticación, más a raíz de las noticias habituales en que se consiguen manipular los datos biométricos con técnicas tan sencillas como fotocopias o grabaciones de audio y vídeo.

No obstante, existen algunos seguidores o primeros adeptos de estas nuevas tecnologías de seguridad: el 27% piensa que el método biométrico es un gran complemento a las contraseñas, pero sólo en combinación con contraseñas y PIN de varios dígitos, frente al escaso diez por ciento de los españoles que lo considera -hoy por hoy- un método libre de cualquier riesgo.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.