Seguridad

Los demócratas de EE.UU prohíben a los suyos adquirir teléfonos de ZTE o Huawei

Escrito por Marcos Merino

El partido opositor estadounidense se prepara para las legislativas de noviembre, y teme que los fabricantes de smartphones chinos estén al servicio de los intereses políticos de su gobierno, que pasarían por robar o manipular información confidencial de candidatos.

Estados Unidos tiene el próximo mes de noviembre una cita con las urnas, para elegir a una parte de los escaños de las cámaras legislativas. Aunque se ha debatido sobre el grado de interés que los hackers rusos podrían tener en manipular estas elecciones, el Comité Nacional del Partido Demócrata parece estar más preocupado por el hecho de que la manipulación pueda venir de un poco más al sur, concretamente de China.

Por ello, el DNC ha difundido entre sus candidatos instrucciones precisas para que ni ellos ni los miembros de sus campañas adquieran o utilicen dispositivos móviles fabricados por las compañías chinas ZTE y Huawei: “Es muy importante que los empleados del partido y de la campaña no usen dispositivos de ZTE o Huawei, incluso si son muy baratos o gratuitos”, indica en el comunicado el jefe de seguridad del DNC, Bob Lord, difundido tras saberse que una organización afiliada a los Demócratas estaba evaluando la posibilidad de comprar una gran número de teléfonos de ZTE para equipar a su personal. Lord pedía también que los candidatos se asegurasen de que los dispositivos de dichas marcas no estaban siendo utilizados por ellos o por sus equipos “para asuntos tanto personales como laborales”.

¿Tienes un ZTE o un Huawei? Puede que el Gobierno chino sepa mucho de ti

El pasado mes de febrero, altos funcionarios de la CIA, la NSA, la DIA y el FBI comparecieron ante el Comité de Inteligencia del Senado estadounidense para atestiguar que los fabricantes chinos de smartphones constituían una amenaza a la seguridad de los usuarios estadounidenses. El director del FBI, Christopher Wray, llegó a asegurar que su agencia está preocupada por el hecho de que empresas vinculadas de algún modo con gobiernos enemigos puedan llegar a tener influencia sobre la red de telecomunicaciones de EEUU, pues eso les proporcionaría “la capacidad de modificar o robar información maliciosamente, y de realizar espionaje no detectado”.

Más tarde, en abril, el Departamento de Comercio de los Estados Unidos dictaminó una prohibición a la importación de productos de ZTE, levantada el mes pasado después de que la compañía pagase una multa de 1000 millones de dólares y realizara un depósito en garantía de 400 millones. ZTE afirmó que “como empresa que cotiza en Bolsa”, se comprometía a cumplir todas las leyes estadounidenses y a trabajar con las autoridades para diseñar protocolos estrictos para el testeo de sus productos.

Vía | CNN Tech

Imagen | Kārlis Dambrāns

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.