Seguridad

Los datos personales son el petróleo del futuro

datos personales petroleo
Escrito por Ana Muñoz

Hackear tu cuenta bancaria o tu PayPal ya es cosa del pasado. La última tendencia entre los ciberdelincuentes es el robo de informes sanitarios o credenciales de usuarios. Y es que los datos personales son el petróleo del futuro.

El auge del Big Data ha propiciado que los cibercriminales busquen nuevas formas de atentar contra sus víctimas, pero la sociedad aún no es consciente de lo fácil que es para un hacker robar los datos de una cuenta bancaria personal o empresarial.

En este sentido, resultan alarmantes los datos proporcionados por Intel Security. Una de cada tres personas no protege su móvil con contraseña y sólo una mínima parte de la población limpia de malware sus ordenadores de forma habitual.

Tanto es así que el 64% de los usuarios cree que “ser hackeado” es un riesgo que deben correr si quieren tener un smartphone. No debería ser así, pero ellos tienen parte de la culpa.

Los malware descubiertos en Android se han multiplicado por 3 en los últimos dos años y, cada minuto, se descubren 327 nuevos tipos de software malicioso para ordenadores.

Y a nosotros, ¿Cuánto nos cuesta? Reparar los delitos de los ciberdelincuentes suponen al año 325 millones de euros en daños, una cifra nada despreciable.

Entonces, ¿Por qué no somos más cuidadosos con lo que publicamos en Internet o con nuestros propios dispositivos?

La respuesta es sencilla: cuanto más precavidos somos en los métodos de protección online, más tedioso nos resulta acceder a las webs, terminales o servicios que queramos. Pero quizás, ese punto extra de seguridad, es lo que haga que un delincuente pueda o no acceder a nuestros datos. Pero, ¿Para qué iba a querer un hacker tus credenciales? Para venderlos o para chantajearte.

Hoy en día, la última tendencia entre estos delincuentes es robar datos relacionados con la salud. De hecho, puedes contratar a un cibercriminal para que robe esos datos por ti, o si lo prefieres los de una cuenta bancaria al azar por una módica cifra. Las tarifas varían dependiendo del lugar de origen de la misma, y si deseas que se incluya el pin o el saldo del que dispone.

precio cuentas bancarias

Lo mismo ocurre con las cuentas de PayPal.

precio cuentas paypal

Pero eso no es todo. Los usuarios no son el único objetivo de los cibercriminales. En la Deep Web también se venden vulnerabilidades de empresas, acceso a servicios de streaming (Netflix, Hulu o Ashley Madison), o acceso la red de una compañía.

Los ejemplos son infinitos.

¿Cómo lo hacen?

Una de las técnicas más populares entre los cibercriminales a la hora de atacar un sistema es el ransomware, que se puede traducir como “cibersecuestro de datos”. Consiste en que un software malicioso infecta nuestro equipo y encripta nuestros archivos, obligándonos a realizar el pago de una determinada cantidad para poder recuperarlos.

Este tipo de malware se camufla dentro de otro archivo apetecible para que el usuario haga click. Por ejemplo, puede ocultarse en documentos adjuntos en e-mails, vídeos de páginas de dudoso origen o, incluso, en actualizaciones de sistema o de programas, a priori, confiables.

Una vez que ha penetrado en el ordenador, el malware se activa y provoca el bloqueo de todo el sistema operativo.

¿Qué piensan los usuarios?

Todas estas amenazas llevan un proceso de recuperación de datos bastante dilatado en el tiempo, concretamente de un año. Y, según Intel Security, cuando una compañía sufre algún tipo de ataque o robo de datos, la marca disminuye su valor. ¿Cuánto? La cifra oscila entre los 163 y los 293 millones de euros.

Teniendo en cuenta la situación, la compañía ha hecho una encuesta para averiguar lo que piensan los usuarios. En este sentido, las marcas en las que más confían los usuarios a la hora de ceder sus datos son IKEA (25%), Mercedes-Benz (20%), Microsoft (18%), BMW (17%) y Apple (17%).

intel security marcas ceder datos

Todas estas firman sumarán un punto extra de confianza por parte de los usuarios cuando se termine de asentar el 5G y el Internet de las cosas. Y es que esto propiciará una mayor conectividad de dispositivos, lo que implicará que todos esos datos se puedan robar de forma más rápida.

Todo tiene solución, ¿O no?

Los últimos avances en ciberseguridad señalan que el futuro está en la biometría: huellas digitales, identificación ocular, facial o una combinación de todas ellas.

Este tipo de sistemas son muy cómodos de utilizar por el usuario, además de ser mucho más seguros que una contraseña. De esta forma, el ciberdelincuente no tiene ninguna opción de intentar acceder a nuestro dispositivo.

Gracias a, por ejemplo, la cámara frontal de nuestro móvil, podremos acceder a nuestra red de empresa o cualquier dato confidencial que tengamos dentro de nuestro equipo.

De esta forma, dejaremos atrás el engorroso proceso de recordar varias contraseñas distintas o, lo que es peor, poner una demasiado fácil dejando una puerta abierta a un cibercriminal.

Sin embargo, es posible que tardemos varios años en ver esto como una solución masificada. De momento, podemos emplear gestores de contraseñas, como TrueKey. Este sistema se encarga del reconocimiento biométrico a varios niveles. Gracias a ella, los usuarios podrán configurar el desbloqueo del terminal mediante reconocimiento facial o huella dactilar.

Y es que nunca está de más poner un punto extra de seguridad en nuestros datos confidenciales.

Sobre el autor de este artículo

Ana Muñoz

Licenciada en Periodismo. Tecnoadicta, apasionada por los wearables y las pelis de superhéroes.