Seguridad

Los creadores del virus de la policía aceptan penas de 6 años

virus policia
Escrito por Ana Muñoz

Los creadores del virus de la policía, que infectó centenares de miles de ordenadores de todo el mundo, han aceptado penas de hasta 6 años de cárcel.

Los cibercriminales cobraban multas ficticias de 100 euros a usuarios de Internet, muchos de los cuales habían visitado páginas porno.

Estos 12 acusados se enfrentaban a una petición fiscal de hasta 18 años de cárcel por delitos continuados de estafa, agresión a la intimidad, blanqueo de capitales, falsedad en documento mercantil y pertenencia a organización criminal.

El responsable de la organización que creó el virus de la policía, Alexander Krasnokutsy, será condenado a 6 años y su lugarteniente Dmytro Kovalchuk, cumplirá tres años de condena. Por su parte, los hermanos Sergey e Ivan Barkov han pactado dos años y el resto de integrantes de la organización se han conformado con penas de hasta 6 meses.

En el caso español, el conocido como virus de la policía provocaba  que se bloqueara y apareciera un mensaje con el escudo y formato del mismo. Éste decía: “La Policía española. Atención!!! Ha sido detectada actividad ilegal!!! Su sistema operativo ha sido bloqueado debido a una infracción de la legislación española!”.

Las 5 mayores brechas de seguridad en 2015

A continuación, la persona afectada leía en su dispositivo: “Su dirección IP ha a sido registrada en las webs ilegales con contenido pornográfico orientadas a la difusión de la pornografía infantil, zoofilia e imágenes de violencia contra menores”.

Si esta advertencia no conseguía convencer a la víctima, el mensaje agregaba: “Además, desde su ordenador se realiza un envío ilegal de orientación pro terrorista. El presente bloqueo ha sido realizado para prevenir la posibilidad de difusión de dichos materiales desde su ordenador en Internet”.

A continuación, el virus de la policía pedía a los usuarios de estas páginas el pago de una multa de 100 euros en un plazo de 24 horas. Se advertía de que, si el pago no se efectuaba, los datos del ordenador de la víctima serían eliminados.

El troyano se extendió a países como Canadá, Estados Unidos, Emiratos Árabes, Irán, Rusia, Rusia, Austria, Bélgica, Suiza, Alemania, Dinamarca, Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Holanda, Malta, Portugal, Rumania, Suecia o Reino Unido.

Tal y como explican las autoridades, tras el nick “Limbo” se escondía “Abramovich”, vinculado al dominio creado para efectuar el pago. El cibercriminal fue detenido en Emiratos Árabes y extraditado a España. Gracias a ello, se desarticuló la organización.

Vía | LaVanguardia

Sobre el autor de este artículo

Ana Muñoz

Licenciada en Periodismo. Tecnoadicta, apasionada por los wearables y las pelis de superhéroes.