Seguridad

Los ciberdelincuentes ponen su miras en el golf: la PGA norteamericana hackeada

Una campaña de ransomware afecta a la PGA of America y pone en riesgo la celebración de varios torneos de golf inminentes. Aquí van todos los detalles sobre la última acción de la ciberdelincuencia global.

Los ciberdelincuentes no entienden de víctimas ni cotos vedados a sus maliciosas actividades. Y es que, sus afiladas garras han llegado incluso a un deporte tan tranquilo (y, si me lo permiten, aburrido) como el golf.

Ha ocurrido en la PGA norteamericana, cuyos empleados descubrieron que sus sistemas se habían visto comprometidos cuando trataron de acceder a archivos de los servidores de este organismo. Al hacerlo, los trabajadores se encontraban con un mensaje de que la red había sido hackeada y de que cualquier intento de romper el cifrado (“creado con un fuerte algoritmo”) que impedía el acceso a los datos podría ocasionar una pérdida de información.

Ransomware: ¿Merece la pena pagar el rescate de tu equipo?

Un ejemplo clásico de ransomware, ya que se incluía el número de una cartera bitcoin en la que depositar una cantidad indeterminada para liberar los datos del secuestro. “Contamos exclusivamente con software de descifrado para su situación”, rezaba el mensaje mostrado en las pantallas. “No hay ningún otro software de descifrado disponible para el público”. Además, los ciberdelincuentes incluyeron una dirección de correo electrónico cifrada para que PGA of America envíe a los piratas informáticos dos archivos que descifrarían como prueba de sus “intenciones honestas”.

El incidente, adelantado por Golfweek, ha afectado entre otros archivos a todas las pancartas promocionales, logotipos y la senalización digital que había de colocarse en el Bellerive Country Club para la celebración del PGA Championship 2018 de esta semana. Los archivos comprometidos también incluyen presumiblemente materiales creativos para la Ryder Cup del próximo mes en Francia.

Según parece, a tenor de estas informaciones, que gran parte de ese trabajo comenzó a esbozarse hace más de un año, con lo que no es posible replicarlo rápidamente en apenas unos días.  Por el momento, parece que la PGA norteamericana no está por la labor de pagar el rescate y sigue trabajando con su equipo TIC y asesores externos para resolver el incidente.

 

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.