Seguridad

Los afectados por el ciberataque a Ashley Madison se apresuran a intentar eliminar sus datos en la Red

Facebook, ¿en busca de una versión “anónima”?
Escrito por Redacción TICbeat

La compañía española Eliminalia afirma haber recibido 523 solicitudes de afectados por este escándalo en los últimos dos días con el fin de eliminar sus datos y desindexarlos de los buscadores y en los sitios web donde se hayan difundido. El 45% de éstas provienen de Cataluña, el 32% de Madrid y el 8% de Andalucía.

La compañía española Eliminalia afirma haber recibido 523 solicitudes de afectados por el escándalo de Ashley Madison en los últimos dos días con el fin de eliminar sus datos y desindexarlos de los buscadores y en los sitios web donde se hayan difundido. El 45% de éstas provienen de Cataluña, el 32% de Madrid y el 8% de Andalucía.

Ashley Madison es un portal que facilita los encuentros entre personas casadas que fue ciberatacado hace un mes y ha vuelto a ser noticia esta semana al haber sido filtrados los datos de sus 37 millones de clientes en Internet. Los atacantes, un grupo autodenominado Impact Team, hicieron públicas cuentas de correo electrónico, perfiles con la altura y peso de los usuarios, direcciones e información de transacciones realizadas con tarjetas de crédito.

“Los ataques de hackers a la intimidad personal son un crimen a mano armada. Nosotros defendemos el derecho al olvido y por eso estamos intentando borrar la información de las personas afectadas de manera gratuita, de la forma más rápida y ágil posible y, por supuesto, de forma confidencial”, asevera el presidente de la compañía, Dídac Sánchez, en un comunicado.

Desde Avid Life Media aseveraron tras la publicación de los datos que estaban “monitorizando e investigando esta situación para determinar la validez de cualquier información publicada online”. Los responsables del portal de citas para casados tildaron que este hecho “no es un acto de hacktivismo sino un acto criminal”. La compañía ha contratado investigadores forenses y está trabajando con las fuerzas de seguridad canadienses y el FBI para solventar la compleja situación en la que está inmersa. “Estos son actos ilegítimos que tienen consecuencias reales para ciudadanos inocentes […]. Nadie tiene derecho a robar y revelar esa información en público buscando lo sensacionalista, lo morboso y lo embarazoso”, añadió

Además de los datos de los usuarios del servicio, los atacantes también han robado información de la empresa, como mapas de servidores internos, datos sobre sus empleados (el sueldo que cobran) e incluso datos bancarios.

 

 

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.