Seguridad

Los 7 errores más comunes que convierten tu casa en un blanco fácil para los ladrones

Robar en casa
Escrito por Redacción TICbeat

No cerrar con llave, anunciar las vacaciones o no tener una alarma instalada pueden facilitar que nos entren a robar en casa.

El verano es temporada alta para los amigos de lo ajeno. Pasamos más horas fuera de casa, soñamos las vacaciones y lo peor de todo: repetimos los mismos trucos año tras año para esconder nuestra ausencia. En 2017, se produjeron 105.099 robos con fuerza en los hogares españoles, según datos del Balance de Criminalidad publicado por el Ministerio del Interior.

Es evidente que, como las alarmas, los ladrones también se modernizan, así que eso de dejar ropa tendida o encender una luz, ya no resulta efectivo. Por ello, la empresa de seguridad Bulldog ha marcado los 7 errores que más cometemos y por los que, este verano, pueden entrarte a robar.

1. Pensarse que cerrar ventanas es como blindar la casa. En verano es habitual dejar ventanas medio abiertas con tal que circule el aire, por lo que la medida es lógica: antes de irnos de casa, nos aseguramos de haber cerrado bien. Pero convertir tu casa en un búnker mientras te vas de vacaciones, no es suficiente ni garantía de nada: a veces más vale dejar persianas entreabiertas para que parezca que allí habita alguien. Eso sí, cortinas mejor corridas para que no se vea el interior, a menos que quieras que tu casa sea un escaparate para ladrones.

2. No cerrar con llave. Es un clásico: entras y sales muchas más veces y, la mitad, no consideras necesario cerrar con llave. Los cacos no son como los de las películas y la mayoría de robos provienen de pequeños descuidos. Si quieres ser otra víctima más, deja tu tablet en la mesa del comedor y no cierres con llave. Y por supuesto, deja una copia en el buzón, en una maceta o bajo el felpudo.

3. Consagrar el postureo vacacional. Colgar una fotografía tuya en una playa paradisíaca es anunciar a bombo y platillo que estás a kilómetros de casa. Policía y Guardia Civil recomiendan no compartir nuestras vacaciones en redes sociales: los ladrones también tienen Instagram.

4. Dejar mucha ropa tendida. Los tiempos han cambiado, pero seguimos manteniendo estrategias obsoletas: no recibimos tanto correo, pero pedimos que nos vacíen el buzón; dejamos una sábana tendida durante dos semanas y esperamos engañar a alguien. Una luz abierta, puede ahuyentar a los ladrones un día o dos, e incluso programar la televisión para que se encienda. Pero si te crees que estas tácticas son determinantes, no has entendido nada.

5. No avisar a los vecinos. Creerse que las vacaciones solo son cosa tuya, es un error. Igual que tienen redes sociales, los cacos también trabajan de manera organizada: por ejemplo, colocando cartas o publicidad comercial de manera estratégica en la puerta del inmueble (así comprueban si alguien entra). Del mismo modo, algunas bandas organizadas marcan las casas que vigilan para indicarse los tiempos de ausencia entre ellos. La alerta de un vecino puede ser determinante para poner en marcha a la policía. Búscate un aliado.

6. Dejar objetos de valor a la vista. No se trata solo de no dejar tus pertenencias más preciadas al descubierto, sino de esconderlas bien y llevar un control de todas ellas (un inventario con fotografías, por ejemplo). En caso contrario, no solo lo dejas a mano, sino que te será aún más difícil de recuperar en caso de robo.

7. No instalar una alarma. El error garrafal que puede ser determinante para sufrir o no un robo en casa, es no instalarse una alarma en casa (y no hablamos de una alarma como elemento de efecto disuasorio o decorativo). Y si la tienes, debería estar activada y gestionada por una empresa profesional, aunque parezca obvio. Las últimas tendencias en el sector han modernizado de los sistemas de aviso: alarmas sin cuotas directas al móvil (con tecnología wifi), alarmas perimetrales para el exterior, o alarmas activas, con generador de niebla antirrobo para impedir la visibilidad del caco. Pero no quieres nada de eso.

Recuerda: el factor definitivo para que te roben es el tiempo; cuánto más fácil se lo pongas al ladrón, más probabilidades tendrá de conseguir su propósito.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.