La Unión Europea se personará en el caso de privacidad de EEUU contra Microsoft

Escrito por Alberto Iglesias Fraga

La Unión Europea no se anda con chiquitas a la hora de proteger la privacidad de los ciudadanos del Viejo Continente, como es su obligación. Y, en concreto, a la hora de defender dicho derecho ante otros países que traten de vulnerarlo en base a criterios arbitrarios y supremacistas.

Quizás así se entiende que la UE se vaya a personar ante el Tribunal Supremo de Estados Unidos en el caso que enfrenta al Departamento de Justicia de ese país con Microsoft. Las autoridades locales pedían que el gigante del software le diera acceso a varios de los correos electrónicos de sus clientes, supuestos traficantes de drogas, alojados en Irlanda y, por naturaleza, fuera de la jurisdicción de cualquier cuerpo nacional de EEUU. Así lo entendió la justicia ordinaria de ese país, que impidió a los fiscales acceder a dichos emails.

El gobierno ahora presidido por Donald Trump recurrió dicho fallo y, el pasado octubre, el Tribunal Supremo aceptó escuchar la apelación oficial en favor de esta preocupante intromisión en la privacidad que socava de lleno todos los principios en los que se basa el GDPR que va a entrar en vigor en Europa el próximo curso.

Facebook, Microsoft y la AEPD ante la protección de datos en Internet

Aunque la postura oficial de la UE ante su próxima intervención en el organismo judicial norteamericano es la de no apoyar a ninguna de las partes, es igualmente cierto que su premisa de “garantizar que se cumplen las normas de protección de datos europeas” equivale a dar el visto bueno a la posición de Microsoft.

En una reciente entrevista en El Mundo, el presidente y máximo responsable de los asuntos legales de Microsoft -Brad Smith- aseguraba que su compañía defendería “hasta el final los derechos de la gente, iremos a todos los tribunales que haga falta e incluso llegaremos al Tribunal Supremo para defender los derechos de los europeos, por ejemplo”. Dicho y hecho. En caso de que esta sentencia salga favorable a los intereses intrusivos del gobierno estadounidense, Smith ya adelantó que recurrirá al Congreso de ese país y tratará de abrir más diálogos con el propio Ejecutivo de Trump y sus homólogos europeos.