Seguridad

La seguridad cognitiva promete: 17.090 millones de dólares de facturación en 2023

El informe de Gartner revela el aumento del gasto en seguridad de la información

Las soluciones de ciberseguridad cognitiva vayan a facturar más de 17.090 millones de dólares en 2023, dentro de apenas cinco años. Hay tres razones de peso para entender este despegue tecnológico en particular.

“Si entendiéramos completamente las razones del comportamiento de otras personas, todo tendría sentido”. Sigmund Freud ya aventuró la dificultad de entrar en la mente de otros sujetos, la enorme y paradigmática ignorancia del otro y del ‘nosotros’ como colectivo. Quizás pueda parecer un principio alejado a nuestros tiempos, máxime al sector tecnológico, pero nada más lejos de la realidad.

Trasladémonos ahora a la arena de la ciberseguridad, con actores en una guerra disputándose el bien más preciado de nuestros tiempos (los datos). A un lado, las compañías y organismos públicos que han de defenderlos en el marco de la ley y con recursos humanos escasos. En el otro, los cibercriminales: amplia amalgama formada por bandas criminales, agentes patrocinados por estados y hackactivistas. Unamos a la ecuación el aumento de la superficie potencial de ataque, con nuevos conceptos como el Internet de las Cosas, BYOD o redes sociales. ¿El resultado? Una pelea dispar en la que los primeros son incapaces -materialmente- de anticipar lo que van a hacer los segundos. O, dicho de otro modo, de entrar en su mente para evitar males mayores… como justo querría el psicoanalista afincado en Viena.

El hombre, por sus limitaciones físicas inherentes a su naturaleza, quizás no pueda jugar dignamente en esta particular batalla, pero ha encontrado a quien puede hacerlo por él: la inteligencia artificial. No es de extrañar, por tanto, que las soluciones de ciberseguridad cognitiva vayan a facturar más de 17.090 millones de dólares en 2023, dentro de apenas cinco años.

9 de cada 10 personas desconocen si ha sido víctima de un ciberataque

Así lo asegura la firma de análisis MarketsandMarkets, según la cual el mercado actual de esta clase de tecnologías ronda los 3.620 millones de dólares. Estaríamos hablando, así pues, de un crecimiento anual compuesto del 36,4% en el próximo lustro. Nada desdeñable, qué duda cabe.

Por lo pronto, no son pocas las compañías que ya han puesto sus miras en esta clase de soluciones de ciberseguridad cognitiva. IBM, Cisco, Symantec y Check Point llevan la delantera -siempre según la opinión de los analistas-, pero por detrás también encontramos relevantes nombres como DXC Technology, Amazon Web Services, Fortinet, Trend Micro, Google o Securonix. Mezcla de actores especializados con plataformas cloud y proveedores más generalistas o en los que la seguridad no es su ‘core’ de negocio: viva prueba de la heterogeneidad del sector pero, también, de la necesidad de enfoques holísticos para abordar este problema. Y es que, cuando se trata de una amenaza informática, de poco vale interpretar los sueños de los hackers…

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.