Seguridad

La moda de los tests genéticos puede delatar tu identidad (aunque no los uses)

Escrito por Marcos Merino

Los kit de ADN para conocer los orígenes o enfermedades del usuario viven un momento comercial dulce, pero ahora se plantea la ética del uso de los datos, pues —una vez almacenados— las autoridades los están usando para identificar criminales .

Hace unos meses, la policía estadounidense arrestaba al anciano Joseph James DeAngelo como sospechoso de ser el asesino en serie conocido en su momento como “Golden State Killer”, responsable de 12 asesinatos y 45 violaciones ocurridos entre 1979 y 1986 en el estado de California. Tras varias décadas de búsqueda, las autoridades pudieron detenerle gracias a haber contrastado las muestras obtenidas en las escenas de los crímenes con la evidencia genética procedente de las bases de datos de ADN.

Pero, ¿qué ha cambiado en dichas bases de datos? Fundamentalmente, el aumento meteórico de las pruebas genéticas vendidas directamente al consumidor, en especial las que ofrecen datos genealógicos genéticos con el hallazgo de familiares a través del ADN compartido. En total más de 15 millones de personas se han sometido a estas pruebas. “Los familiares lejanos pueden ser utilizados para identificar a la persona. No hay ningún criminal que pueda sentirse seguro. Si tienen tu ADN, en algún momento te atraparán”, explica a la agencia Sinc el investigador Yaniv Erlich, director científico en la empresa MyHeritage.

Importante estudio basado en un ‘Árbol Genealógico Mundial’ construido por usuarios

Las bases de datos de genealogía genética actúan como un GPS para el ADN anónimo. Los árboles genealógicos establecen un sistema de coordenadas, en el que el ADN de cada individuo en estas bases de datos es como una baliza de los familiares del individuo que no están en la base de datos”, indica Erlich. De este modo, aunque una persona concreta no esté en esas bases de datos, un pariente suyo podría estarlo, y sólo habría que cruzar la escasa información no-genética de la que dispusieran los investigadores para dar con el individuo buscado.

De hecho, los expertos han llegado a la conclusión de que si el 2% de la población se sometiera a este tipo de tests genéticos se podría identificar a cualquier individuo a través de sus familiares. Esto, claro está, plantea un debate ético entre la privacidad genética y la lucha contra el crimen. “La ley de EE.UU no proporciona protecciones de privacidad a las muestras de la escena del crimen (o cualquier muestra que haya quedado atrás). Por lo tanto, es totalmente legal obtener información genética de ADN sobrante y cargar los datos a servicios de terceros, como GEDmatch. Algunos servicios de terceros, como MyHeritage, prohíben esta técnica, pero esto se basa en los términos del servicio y no en la ley”, comenta Erlich a Sinc.

Fuente | Agencia Sinc

Imagen | Micah Baldwin

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Diseñador web y docente de educación no formal, imparte cursos de informática en el medio rural porque las brechas están para cerrarlas. Desde que le nombraron director de la revista de su colegio, no ha dejado de escribir.